La Reina de las escaleras

Mi hija es amante de las escaleras. Se sube desde que apenas cumplió 9 meses, al principio me aterraba la idea de que se acerque la escalera pero como mi esposo es mas de la filosofía de “dejar hacer” lo acepté siempre pendiente de que no se fuera a caer, que se resbale o que lo haga sin supervisión.  Vamos convivir con escaleras mientras vivamos en esta casa y si no aprende a usarlas se pueden volver muy peligrosas.

El asunto cambio completamente cuando mi preciosa aprendió a burlar el sistema de seguridad y se hizo mas peligroso tener barandas protectoras para bebés (porque las escalaba), entonces era mas seguro que ella bajara las escaleras.

Desde hace dos meses Dido es graduada en subir y bajar las escaleras a piacere, pero ayer nos dejó pasmados. Dido se fue a dormir la siesta, como hace mucho que no lo hace, así que con su papá decidimos dedicarnos ese tiempo juntos para hacer algo que hace mucho no hacemos: ordenar esa especie de ático que tenemos en casa (que pensaban?). Estábamos super concentrados pensando a quien le íbamos a donar la vieja ropita de Dido cuando… pum! apareció como por arte de magia la susodicha, esas escaleras son muy peligrosas se podría haber caído y se quebraba seguro, encima está al lado de la escalera grande, si se caía y después seguía cayendo por las otras escaleras? que susto!  nosotros nos quedamos paralizados y Dido como si nada subiendo. La tuvo que bajar su papá porque a mi se me bajó la presión y me temblaban las manos.  Tuvimos después una conversación seria sobre esas escaleras. Y hoy me descuidé dos segundos y la encontré trepada a la baranda de las escaleras a dos metros del suelo!

Y ella se mata de la risa cuando la reto porque lo toma como un juego, si sigue así de terrible en alguno de estos días me agarra un ataque.

A las tías maternas que están leyendo: Para ustedes que dicen que es re tranquila jaja

¿Es bebe todavía? ¿O ya es toda una nena?

Anuncios

Mama y profesional: Mi gran dilema

Me imagino que para todas las mamis nos llega ese momento en el que nos toca decidir, pensar reflexionar y tener en claro que queremos para nuestro futuro, especialmente si son padres jóvenes.

Unos meses atrás mi esposo tuvo que decidir que iba a hacer con su carrera, su sueño de siempre fue convertirse en pediatra pero la inmensa carga horaria y la paternidad le pareció mucho, así que finalmente opto por seguir siendo compositor trabajando en casa para pasar mas tiempo con Dido.

Al parecer ahora es mi turno de decidir, no me había dado cuenta cuantas horas tengo que pasar fuera de casa con todos los ensayos, el trabajo y la facultad, ya no le dedico a mi hija el tiempo que ella necesita. Esta semana he logrado acomodarme mas al trasladar los ensayos a casa, pero la semana que viene vuelve la rutina y las horas en las que no puedo disfrutar de mi chiquita.

Es que 8 o 9 horas fuera de casa a ella le afectan, colechamos, aun toma teta cuando tiene oportunidad y los fines de semana cuando no estoy estudiando me la paso jugando con ella, pero yo no quiero ser una madre ausente.

Cuando me fui de mi ciudad vine con un objetivo, que era el de formarme como mejor profesional y a lo largo de estos dos años mi vida ha cambiado completamente, he pasado de salir del colegio, entrar a la facultad, vivir sola, convertirme en mamá, casarme y mis propuestas profesionales cada vez son mejores, pero demandan mas horas que mi hija necesita.

Y por eso estoy en un dilema, esta mañana me llamaron para darme la propuesta que puede cambiar mi vida totalmente, pero eso incluye ir a Italia a vivir por unos meses. Claro, mi esposo y Dido pueden ir pero los ensayos y mis estudios allá demandaran aun mas carga horaria y menos vida familiar.  Y creo que esto tenía que pasar, me sentí muy conforme y aliviada cuando mis metas profesionales de desarrollaban con calma pero de un momento al otro todo comenzó a crecer de una manera impresionante, mas de lo que yo me esperaba, estuve en el momento y el lugar exacto para que eso sucediera y tuve la suerte de salir yo.  No es que no quiera cumplir algunos de mis sueños, es que simplemente todo sucede muy rápido y se que hay oportunidades que solo se presentan una vez en la vida, así como tener dos años sucede una vez en la vida y tanto para mi hija como para mi es muy importante compartir esos momentos.

La semana pasada tuve un concierto, uno de los mas importantes hasta ahora en mi vida, estaba super cansada pero muy feliz. Cuando terminé salí y afuera encontre a los dos amores de mi vida, al costado de la multitud esperándome mientras habían personas que se me acercaban para felicitarme y no me sentí bien porque a los primeros que hubiera querido abrazar es a ellos, pero a diferencia de eso los sentí como hechos a un lado, cuando ellos son los protagonistas en mi vida.

Por otro lado también esta este proyecto en el que vengo trabajando desde que tengo 4 años, después de una vida entera de ensayos y puedo decir que he tenido mucha suerte en llegar en donde estoy ahora, si me bajo estoy segura que no va a volver a suceder y tengo miedo que en otro momento de mi vida sienta que no hice mucho para lograr mis objetivos profesionales, todo el apoyo de mis padres, de mi familia, de mis amigos, el esfuerzo de tantos años para llegar a donde estoy. No quiero perder eso, pero mi hija es también una gran parte de mi vida y mi felicidad depende en gran parte de ella.

Muchos sentimientos juntos, amo mi carrera y las propuestas me llenan de ilusión, pero mi familia es lo primero si tan solo hubiera alguna manera de combinar las dos cosas, de encontrar el equilibrio perfecto tal vez no me hallaría en este dilema. Por ahora es momento de analizar que es lo mejor para mi familia.

Los cuentos de hadas y sus estereotipos

La mayoría de nosotros hemos leído cuentos de hadas a lo largo de nuestras vidas y mas de uno podemos afirmar que nos pasábamos soñando e imaginando esas historias, muchos recuerdos felices de mi infancia tienen que ver con cuentos de hadas y fantasías que se manifestaban en nuestros juegos.

A los niños les encanta escuchar historias fantásticas, sentirse los protagonistas e identificarse con un personaje. Los cuentos estimulan su imaginación y su memoria, les enseña el gusto por la lectura, les transmite valores, sentimientos y es una excelente manera de pasar el tiempo en familia.

Los cuentos de hadas mas conocidos son los de los hermanos Grimm, ellos recolectaron historias de diversas fuentes y culturas, las modificaron a su gusto y creencias de su época, historias que originalmente fueron creadas para adultos.

Por otra parte los cuentos de hadas imponen estereotipos: Las mujeres son débiles y necesitan de un hombre que las salven. Esas mujeres suelen ser piadosas, obedientes con sus padres o esposos, si no lo son seguramente sufrirán alguna consecuencia a lo largo de la historia.

Disney ha tomado mucho de los viejos cuentos de hadas y los ha adaptado para que coincidan con las creencias de la época. En el momento de que las historias fueron contadas, en Estados Unidos las mujeres y los hombres asumían un rol diferente en la sociedad, entonces los niños crecían preparándose para encajar en ese rol, de otro modo corrían el riesgo de no ser aceptados por sus pares.

Por siglos, los libros infantiles de cuentos han sido creados con el propósito de enseñarle a los niños valores morales, por años esos estereotipos han sido adoptados por los autores y no han cambiado a través de los siglos, solo en épocas recientes se han notado cambios, pero aún tienen una fuerte influencia por lo tanto es muy difícil deshacerse de ellos.

Los estereotipos en los cuentos ejercen un papel muy importante en el desarrollo del niño, porque estos suelen mezclar la fantasía con la realidad.

En muchas historias los estereotipos del hombre generalmente son de agresivos, valientes, fuertes, atractivos y salvan a alguna víctima en peligro. Aquellos personajes que no encajan en esos estereotipos son débiles o furtivos, son los malos.

Las mujeres en esta historia llevan la peor parte: no son tan inteligentes como los hombres, generalmente son sensibles, débiles, buenas, obedientes, necesitan de un hombre que las salve, son confiables y siempre hermosas. Las mujeres que son inteligentes no son de confiar o son las malas. Y si no son bellas son brujas o el personaje antagonista del cuento. Un buen ejemplo lo podemos ver en “La cenicienta” y sus hermanastras, que son conocidas por ser feas ¿Por qué no pueden ser bonitas como ella pero muy vanidosas por eso? ¿Por qué cenicienta es buena, piadosa pero no puede pensar o salvarse a si misma?

Esta es la manera en que estos estereotipos funcionan en la mente de las nenas pequeñas: Mientras más sumisa más hermosa aparentas ser.

Esos estereotipos afectan a la identidad de los niños y procesos de pensamiento.

Los efectos se hacen evidentes cuando los niños crecen: hay muchas mujeres que aun esperan al príncipe azul y un gran castillo. También están los hombres que buscan a una mujer sumisa e indefensa y se intimidan con otro tipo de mujer. Los logros en una carrera y las relaciones son ignorados en muchas historias.

No solo es responsabilidad de los cuentos el de enseñar a los niños valores de importancia y de ayudarles a conformarse como seres autónomos y seguros de si mismos, eso es trabajo de los padres.

Para prevenir que un niño tome esos estereotipos muy enserio, un padre debe explicarle lo que está leyendo, el niño preguntará al respecto y sus padres deben estar preparados para responder esas preguntas.

Como amigarse con los cuentos de hadas

  • Se puede modificar el cuento y aquellos estereotipos (fea: mala, linda: buena), se puede jugar cambiando ciertos aspectos de la historia. Este es un recurso muy utilizado en “Shrek” (la princesa “fea” tiene su final feliz)  o en “encantada” (la princesa deja de ser sumisa), la princesa y el sapo (la princesa es una mujer independiente).
  • Inventar cuentos de hadas. Los niños pueden jugar a inventar su propia historia, seguramente las personas que ellos admiran serán los héroes, escribirlo en papel y crear su propio libro de cuentos.
  • Conseguir imágenes (dibujos, fotografías, pinturas, etc.) y darle la posibilidad al niño de armar la historia, este es un excelente recurso a utilizar especialmente en pequeños que aun no saben leer.
  • Leer diferentes tipos de historias, donde haya personajes más creativos y no tan estereotipados, para que tenga una amplia selección de libros diferentes.

De todos modos Dido adora a las princesas, pero no las de Disney (trato de que no vea muchas imágenes de princesas de Disney tampoco) sino, las princesas que están en su imaginación, las que según nuestros cuentos les encanta jugar con sus bebés, cuidan la naturaleza, a sus animales, les gusta la música y el baile, también usan tutús y vestidos, esos son nuestros estereotipos, me baso en los gustos de mi hija y en su forma de ser para seleccionarlos. Para aquellas niñas o niños que les guste mas vestir pantalones o bailar salsa la historia claramente puede ser diferente no? lo importante es que se adecue a su edad y a sus gustos