¿Puedo darle té o miel a mi bebé?, es menor de 6 meses

Erika G
(Otras entradas)
Sobre Mí: Soy Akire, Ingeniera, era consultora de tiempo completo pero eso cambió al nacimiento de mis dos hijos, (al menos por ahora), ellos se han convertido en mi principal y más importante proyecto de vida, siempre he dicho que todo a su tiempo y este es de los momentos más bellos de la vida de una mujer, es “el tiempo de ser madre”.
Mi Objetivo: Que sean niños sanos, felices y con valores.
Apoyo la idea de que la mujer siga superándose.


A menudo se oyen o leen muchas preguntas como esta y otras más acerca de ¿qué darle a los bebés aparte de leche materna antes de los 6 meses?, hay quienes les dan desde tés o hasta cereales, arroz, fruta e incluso miel, muchas madres lo hacen por ignorancia u otras por consejo de sus madres, vecinas, amigas, etc. pero, ¿realmente es bueno hacerlo? o ¿porqué hacerlo?. Se han hecho muchas investigaciones al respecto y todo apunta a que lejos de ventajas hay mas desventajas.

Vamos a analizarlo:

Cuando el bebé está dentro del saco amniótico todos los nutrientes pasan en la sangre de mamá por el cordón umbilical -además del oxígeno- al nacer siente por primera vez hambre y por instinto busca el alimento en el seno de la madre quien lo proveerá al inicio de calostro y unos días después de leche, en este proceso el estómago sigue madurando y creciendo.

Para ayudar a madurar el sistema gastrointestinal los primeros meses, nada como la leche materna, no hay duda de que es la mejor alimentación para el recién nacido, tiene el pH (grado de acidez) exacto para su estómago ya que al nacer es neutro. Son innumerables los estudios científicos que así lo demuestran. Por lo tanto es deseable que todo recién nacido reciba lactancia materna exclusiva el tiempo que la madre QUIERA Y PUEDA procurando que su alimentación al menos los 6 primeros meses de vida sea leche, si no es posible la lactancia por problemas serios entonces en su defecto fórmula.

Es hasta unos meses después del nacimiento que el sistema gastrointestinal funciona totalmente, pero esto no significa que tenemos la bandera de salida para darle lo que queramos, lo que nos diga la abuela o la vecina, su estómago sigue madurando y hay que hacerlo poco a poco, la comida del adulto es diferente que la del nené, solo es hasta el año que podemos empezar a incorporarlo a nuestro menú, no importa que “se le antoje” o una probada que le dimos le guste mucho y pida más (mejor evitarlo), todo a su tiempo, no hay porqué acelerar las cosas.

¿El bebé necesita tés a tan temprana edad?

El té aunque para nosotros es algo rico, natural y ayuda en algunos temas de salud, es de hierbas las cuales tienen sustancias que pueden resultar fuertes para los bebés y provocar algunas reacciones negativas además de no proporcionar ningún valor nutritivo -2 calorías x taza-, como ya lo dije, los bebés menores de 6 meses no necesitan nada mas que leche. Hay muchas madres dan té a sus pequeños para calmar cólicos o para “llenarlos”, pero antes de hacerlo es recomendable preguntar al pediatra.

Recuerdo que fui a una plática de un ginecólogo antes de nacer mi niño y al preguntarle si le podíamos dar té a los bebés respondió: “Si el té fuera tan bueno entonces dios les habría dado una teta de leche y una de té”.

Química del té:

Los  tés contienen algunas de las siguientes sustancias (las principales):

  • Polifenoles: responsables de la astringencia y del sabor amargo
  • Cafeína y la teofilina y la teobromina: lo que provoca un inmediato incremento de la actividad cardiovascular
  • Sales minerales: alto contenido en flúor
  • vitamina A
  • OTROS: Pequeñas cantidades de aminoácidos, glúcidos y lípidos. Se han descubierto algunos aminoácidos exclusivos del te como la teamina.

El peligro no tanto es la toma de té sino que además hay madres que le ponen un endulzante “para que les guste y sepa rico” cuando el bebé en primera no la necesita y en segunda puede ser más perjudicial que beneficiosa, ¿a quien no nos gusta lo dulce?.

Si el endulzante es azúcar, además del sobrepeso se dañan los dientes del bebé, si es azúcar “light” se complica la cosa pues puede contener fenilalanina o espartame que si es altamente dañina para los adultos (tumores cerebrales o cáncer) ¿que no hará en el bebé? y si el endulzante es miel el problema se puede agravar al máximo, ¡si!, miel de abeja, algo tan rico, nutritivo y al parecer inocuo.

¿Porqué?, porque contiene una bacteria altamente peligrosa es la del botulismo científicamente llamada: Clostridium Botulinum
Lo que sucede es que las esporas de clostridium están presentes en la miel y no se pueden eliminar, a los adultos no nos pasa nada porque el pH del estomago es muy ácido y la bacteria no lo tolera y se muere así que aunque lleguen las esporas al estomago y se transformen en bacteria se mueren de inmediato.
En los bebés el pH del estomago es aún neutro pH=7 y esto lo hace un sistema idóneo para clotridium que es anaerobio (no requiere oxigeno) , entonces en cuanto las esporas llegan al estomago del bebe cambian a bacteria, se empiezan a multiplicar con suma facilidad y producen la toxina y el bebe sufre una parálisis o se muere sin remedio.
Si aún así alguien quiere darle miel a su hijo se recomienda la miel de maple, ni siquiera la de maíz, después de los 6 meses en que empieza la dieta blanda, pero jamás la miel de abeja. Esto es critico hasta antes del 1er año.

¿En los chupetes con miel el peligro también es latente?

Sin duda alguna, pues contienen miel o azucares que además de los riesgos del botulismo es muy perjudicial para los dientes.

¿Cereales o frutas antes de los 4 meses?

Los cereales no tienen ningún interés nutritivo antes de los 4 meses además de que pueden ser causantes de algunas alergias difíciles de controlar por la  corta edad del bebé o cólicos. Cuando se empieza a variar la alimentación, el niño empezará a tener una actividad cada vez más importante por lo que los cereales van a ir tomando poco a poco un lugar básico en su alimentación y en el momento apropiado. Los cereales forman parte de los glúcidos: féculas, azúcares y compuestos, muy importantes para la nutrición de los músculos. Los cereales y las féculas van a ir introduciéndose progresivamente en forma de papillas o purés con la leche habitual para que sea posible  detectar las probables alergias a los alimentos (gluten que contienen los cereales) y más tarde si no hay problemas se introducirán en forma de galletas o pan.

En el caso de las frutas, la mayoría tienen pH entre 2.5 y 4.5 es decir, son lo suficientemente ácidas para causar algún problema en el estomago inmaduro del bebé.

En fin es importante que antes de dar alguna cosa a tu bebé lo pienses dos veces, consúltalo con tu pediatra, es mejor esperar hasta que el esté listo para probar muchas cosas ricas, tiene toda una vida para hacerlo y tu estarás más tranquila.

Anuncios

Consejos para lograr una exitosa lactancia materna

Erica
(Otras entradas)
Sobre Mí: Soy mamá de tres hermosos soles, dos niñas y un varón. Ellos forman parte de mi sueño hecho realidad. Ellos me hacen emocionar desde lo más profundo con una sola mirada, un dibujo, un beso lanzado al aire para ser atrapado, con su suave respirar en el silencio de la noche… Sé que el trabajo de una madre es incondicional e incansable, y que nunca se termina. Sé que me falta muchísimo por recorrer y descubrir. Y mi anhelo será siempre verlos crecer Felices

TIPS PARA LOGRAR UNA EXITOSA LACTANCIA MATERNA

Si bien amamantar  es un acto natural e instintivo, no todas las mujeres logramos que nuestro bebé “se prenda” bien de entrada, y esto muchas veces puede llevar a una frustración por parte de la madre que hace que abandone los intentos por lograr una lactancia natural.

Cuando tuve mi primera hija en el mismo Sanatorio me entregaron una especie de “instructivo” que me ayudó mucho como madre primeriza para lograr una lactancia exitosa. Recuerdo que las primeras 72 horas con mi bebé fueron difíciles para lograr que se alimentara, y me entristecía mucho pensar en no poder darle pecho así que insistí e insistí hasta lograrlo.

Quiero compartir con ustedes algunos de los consejos que allí tengo escritos, porque el acto de Amamantar es un aprendizaje tanto para la mamá como para el bebé.

Lo que sigue forma parte de este cuadernillo, por lo que no es de mi autoría, espero les sea de utilidad:

LA PRIMERA LECHE O CALOSTRO

Los primeros días después del nacimiento, la mujer produce calostro, una leche amarillenta de gran valor nutritivo y antiinfeccioso. Al principio el calostro no es abundante pero es todo lo que el bebé necesita. Alrededor del tercer día, e incluso más adelante, tiene lugar la bajada de la leche. Los pechos están mas tensos y la leche es mas abundante.

POSICIONES PARA AMAMANTAR

La mamá elegirá la que le parezca más adecuada y la que le permita una mayor relajación. Es aconsejable alternar las posiciones ya que esto ayuda a prevenir las grietas del pezón y también a vaciar mejor los conductos y colectores de todo el pecho.

Recostada: de lado con el bebé enfrentado al pcho bien cerca suyo.

Sentada: es mejor que la mamá utilice una silla con apoya brazos y almohadones para estar más cómoda.

Inversa: se logra colocando las piernas del bebé hacia la espalda de la mamá. Esta posición es recomendable cuando el niño tiene dificultades para mamar de un lado y no del otro.

DETALLES A TENER EN CUENTA

Para el buen desarrollo de la lactancia:

– El bebé debe tener su panza apoyada contra el cuerpo de su mamá. Es muy importante que esté cómodo y bien sujeto.

– Sostener al bebé con un brazo y con la mano libre el pecho, con el pulgar por encima de la aréola y los otros dedos por debajo.

– La boca del niño debe estar bien abierta, sus labios evertidos, abarcando la mayor parte de la aréola. Esto permite una succión eficaz, mayor remoción de leche y evita que se lastime el pezón.

PEZONES DOLORIDOS

Debido a que los conductos que atraviesan el pezón están secos y a que el niño provoca vacío en las primeras succiones, éstas suelen ser dolorosas. Las molestias y el dolor pueden prevenirse extrayendo unas gotas de leche antes de amamantar. Además puede ser de utilidad:

– Alimentar al bebé con más frecuencia, para que comience a mamar antes de sentir mucha hambre;

– Verificar la posición del bebé respecto del cuerpo de la madre. Los vientres deben estar bien juntos y la boca enfrentada al pecho;

– Es conveniente esparcir sobre el pezón una gota de leche luego de cada toma y dejar que se seque al aire;

– Si es posible exponer los pechos al sol directo dos o tres veces al día durande cinco y diez minutos.

TENSIÓN LÁCTEA

Apartir del tercer día posterior al nacimiento, la mamá puede experimentar una congestión del pecho que dura dos o tres días; puede traerle malestar, dolor y hasta un poco de fiebre. Esto coincide con la bajada de la leche, cuando se pueden sentir los pechos tensos, calientes, doloridos. Una vez pasada la congestión, el pecho volverá a estar blando. Esto no significa que se haya retirado la leche.

Es aconsejable:

-Antes de cada toma: Aplicar calor local colocando toallas húmedas en el pecho, correr el agua de la ducha o usar bolsa de agua caliente; Masajear los pechos en dirección opuesta, si es que están muy duros; Extraer unas gotas de leche con el fin de ablandar la aréola, ya que cuando el pecho está muy tenso, el bbé tiene dificultad para prenderse bien.

– Durante la toma: Masajear circularmente las zonas que se perciban más duras;  Extraer leche en forma manual si el bebé terminó y aún los pechos tienen durezas.

POR ÚLTIMO:

El bebé debe ser alimentado cada vez que tiene hambre, a libre demanda. Al principio los intervalos entre las mamadas pueden ser sumamente irregulares. Se irá adquiriendo un ritmo más regular a medida que vaya creciendo.

En cada mamada se debe alternar el pecho que se le ofrece primero al bebé. Se le debe permitir al bebé succionar tranquilamente sin controlar el tiempo.

La estrecha relación iniciada durante el embarazo entre la madre y el bebé, se continúa durante el amamantamiento. La leche materna, además de brindar protección al recién nacido contra ciertas infecciones, es el alimento ideal pues contiene la cantidad de proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales para crecer adecuadamente.”

Como dije antes, no siempre es fácil el inicio de la lactancia materna y más aún para una madre primeriza.  La perseverancia, la calma, la seguridad y la tranquilidad de la mamá son claves para lograrlo.  Con mi primera hija tuve que superar algunas dificultades para lograr la lactancia, pero no me dejé vencer y lo logré. Con Paciencia y con Amor.

Alergia a la leche …. y otras cosas

Erika G
(Otras entradas)

Sobre Mí: Soy Akire

Yo soy una madre con un hijo alérgico a la leche y a otros alimentos, ahora lo se después de que mi esposo y yo nos dimos a la tarea de  buscar, encontrar y controlar por todos los medios la causa de su dermatitis atópica o eccema.

Mi hijo tuvo lactancia exclusiva hasta los 6 meses, en ese lapso su reacción a la alergia  en el cuerpo era mínima,  le salían algunas manchas en la cara y estas eran bien controladas con cremas recetadas por su pediatra; luego empezó su dieta blanda incluidos productos lácteos. A raíz de este cambio fue que las manchas se extendieron un poco durante los meses siguientes al igual que la comezón y la ansiedad por rascarse. Fue aquí cuando comenzó nuestra odisea por el saber a que era alérgico y como todo padre optamos por quitarle todo aquello que pudiera ocasionar una reacción alérgica (ropa, detergente, polvo). Algo que decidimos y que era prioritario fue el evitar la medicina en la medida de lo posible incluidas  las pomadas con cortisona, no se nos hacía lo mejor para un bebé menor de un año, claro siempre con la aprobación del pediatra.  Nada de esto resultó y solo hubo unas pequeñas mejorías.

Fuimos a la cita mensual (aprox. a los 9 meses), le mostramos al médico el cuerpo del bebé y fue cuándo ya no se le hizo muy normal, esa reacción de su cuerpo ya no era pasajera y las cremas no eran suficientes. Nos recomendó una pediatra dermatóloga a la cual acudimos de inmediato, ella tampoco estaba a favor del uso de la cortisona sin antes buscar causas, cosa que nos gustó y nos dio un tratamiento simple. No estamos a favor de usarla porque sabemos que es buena para desinflamar pero no ataca el problema real, solo apacigua la reacción y a la larga y con uso continuo puede tener consecuencias negativas. Quizás el controlar el problema al momento no nos hubiera hecho ser tan perseverantes y encontrar el origen de este.

Empezó su tratamiento, cremas inocuas a base de aceite de oliva, de almendras y zinc, alcoholes, gotas de antihistaminico (zyrtec), baños coloidales y “n” cremas, muchas, muchas, ¡creo que tendrá cremas hasta para cuando vaya a la universidad!, las usamos al pie de la letra y vimos que nada de esto funcionaba al 100%, ¡era desesperante!, el punto máximo de desesperación fue una mañana que fui a su recámara abrí la puerta y vi su cara, sus manos y su ropa ensangrentadas, lloré de desesperación, teníamos que actuar ya y el no uso de cortisona ya estaba en duda, era mucha presión empezando por la mía, después de la familia, nos acusaban de malos padres por tenerlo así y nuestras explicaciones no servían de mucho.

Decidimos ir con otro pediatra recomendado y con especialidad en alergias y en un muy buen hospital, -obviamente con costos muy elevados- ibamos con la idea de que le harían muchas pruebas de alérgenos,  fuimos le platicamos la historia, lo revisó, le comentamos nuestro punto de la cortisona y su conclusión fue: “usen una pomada de cortisona” (puff!) no nos dijo lo que realmente queríamos saber, solo que era muy difícil saber a que era alérgico tan pequeño.

Después de esta ida fallida al alergólogo fuimos a otra pediatra recomendada por familiares, le conté toda la historia y de que preferíamos evitar el uso de cortisona, después de revisar a mi pequeño me dijo: “Ni hablar esto solo con cortisona” y me regañó diciendo que no fuéramos de los padres negados a usar algunas medicinas que son necesarias y que una poca cantidad de hidrocortisona por dos semanas no era nada y mi bebé mejoraría mucho,  después de esta consulta salí decidida a ponérsela; después de todo la hidrocortisona es dentro de los corticoides de uso tópico la que menos potencia tiene. Antes de ponerla decidimos ir con su primer dermatóloga a contarle y a saber su opinión, ella nos dio el sí al uso pero en otra dosis, le puse la hidrocortisona por dos semanas y no hizo el super milagro, pero la carita de mi niño no se veía tan manchada..

A todo esto, ¿qué es la cortisona?

”La cortisona es un medicamento que pertenece al grupo de los medicamentos corticoides o corticosteroides. Los corticosteroides son unas hormonas producidas por nuestro organismo (secretados por la corteza suprarrenal) que realizan diversas funciones de gran importancia, entre ellas inhibir las reacciones inflamatorias y alérgicas, presentan un gran poder anti inflamatorio.

Cumplió su primer año con altas y bajas y en su cita del año, el pediatra muy atinado pidió que le hiciéramos pruebas de alergia a la leche, es una prueba sanguínea que identifica si el bebé es alérgico a alguna proteína de la leche y los resultados fueron: Positivo: Alergia a la caseína es decir alergia general a la leche.

Que es la caseína?
La leche contiene vitaminas, minerales , proteínas, carbohidratos (lactosa) y lípidos. -Los únicos elementos importantes de los que carece la leche son el hierro y la vitamina C-. Particularmente en la leche hay tres clases de proteínas: caseína, lactoalbúminas y lacto globulinas. La caseína representa cerca del 77 al 82 por ciento de las proteínas presentes en la leche.

Los resultados nos aliviaron, ¡encontramos ese algo!, fue una noticia buena y manos a la obra: a empezar al dieta sin leche o derivados; En realidad aquí empezó mi viaje por el mundo de las etiquetas de la comida y ¡vaya sorpresa!, tantas cosas contienen caseína, ¡hasta los embutidos! -para agregarle nivel proteínico a sus productos-.
Mi bebé mejoró mucho, aunque no al 100%. La familia nos apoyó mucho incluso en una de las pláticas una prima nos comentó que ella también era alérgica a la caseína y que en el consultorio de su alergólogo vio que vendían leche descaseinada y nos pasó los datos por si nos interesaba y claro que nos interesó, después de buscar por Internet un sustituto de la leche o leche sin caseína sin éxito (quitar a la leche el 82% de su proteína principal suena complicado), alguien la comercializaba . Hicimos la cita y conocimos a la alergóloga, se trata de una química Farmaco Biologa (QFB) que logró mediante procesos químicos separar esta proteína de la leche y comercializar su producto llamado BLESS, (nos enteramos que su fin principal era ayudar a niños que padecían de algún problema neurológico como autismo, TDAH e hiperactividad pues algunos medios afirman que una dieta sin caseína ayuda a niños con problemas de este tipo), le platicamos toda la historia  y nos dio una dieta a seguir: dieta sin leche, sin trigo, avena, soya y todo lo que tenga gluten, pero ¿porque?, porque según su explicación, el gluten es una proteína que se metaboliza en el intestino delgado de una forma parecida a la caseína por lo cual el organismo de mi hijo reaccionaba igual que con la leche, entendí lo que pasaba, por un lado le daba antihistamínicos o le puse cortisona y por otro le daba lo que causaba reacción, un ciclo sin fin.

Un dato interesante que me dió la alergóloga es que la leche materna no afectaba mucho como la de vaca  porque la leche materna tiene mucho menor porcentaje de caseína, otra pregunta resuelta y otro punto para la leche materna.

Motivo de alergias alimenticias
Las proteínas parcialmente digeridas son un factor fundamental en los problemas de alergias. Cuando la digestión de las proteínas no es completa, estas pueden ser absorbidas en la sangre e inducir una respuesta alérgica a los alimentos. Al exponer el sistema inmunitario a las proteínas parcialmente digeridas, este reacciona contra ellas produciendo una respuesta alérgica que ocurre tanto en la pared intestinal, dando lugar a irritación e inflamación, como de manera sistémica, produciendo problemas en la piel entre muchos otros,

Modificamos la dieta y puedo decir que después de ello mi hijo mejoró totalmente, yo estaba feliz, no me importaba que su alimentación se viera MUY LIMITADA el verlo bien me estimulaba a buscar formas de bien alimentarlo y buscar información que me ayudara a tener mas opciones. Empecé a sustituir unas cosas por otras.

Me volví mas lectora y una experta preguntando a los teléfonos de atención al consumidor (pues a veces estas industrias no ponen todos los ingredientes porque son cantidades tan pequeñas que no las consideran pero igual afectan) y pude encontrarle muchas cosas que podían perfectamente encajar en la lista de lo que puede comer: arroz en todas sus presentaciones, maíz (dos tortillas diarias suplen la cantidad de calcio del día), amaranto (buena fuente de proteínas), frijoles, lentejas, garbanzos, todas las verduras sobre todo hojas verdes, casi todas las frutas, carnes, pescado blanco, sustituyo la grasa de leche con aguacate, algunos jamones y tocino, puede comer tamales (platillo típico mexicano a base de maíz), hojuelas de maíz, papas fritas o tostadas, dobladitas con cualquier platillo sin queso, postres como gelatina, purés de frutas, algunas paletas, nieves de frutas, elotes, cocoa.

Para terminar fuimos con el pediatra, le contamos lo de la alergóloga  QFB y la nueva dieta; un tanto incrédulo de la historia decidió meses después hacerle una prueba más exacta de alergias alimenticias, era un examen sanguíneo nuevo y mas novedoso y abarcaba mas alimentos, sin pensar se la hicimos y los resultados, alergia a:
leche, huevo, soya, cacahuate, trigo y huevo. (Todo esto confirmó el diagnóstico de la QFB).

He visto con alegría que mi hijo come muy sano, espero que al realizar una dieta sin leche ni derivados su organismo “pierda la memoria de la alergia” -es lo que se supone debe pasar-. Espero que sea su caso, mientras tanto tengo que educarlo para que al ofrecerle alguien algo diga “no gracias” y estar al pendiente, si me ha pasado que otras mamis o niños le quieren ofrecer algo que no debe y ya me acerco a platicarles de el problema, ha habido veces que no me acerco, “salto” unos metros para impedir que le den algo.
Bueno, esa es mi historia, si alguien tiene un caso parecido, espero que pueda ayudarle a hacer su travesía mas llevadera y tranquila, estamos contentos de que a pesar de todo encontramos el origen de su alergia y podemos contrarrestar esta a base de una buena alimentación.

Jugar por Jugar

Erica
(Otras entradas)
Sobre Mí: Soy mamá de tres hermosos soles, dos niñas y un varón. Ellos forman parte de mi sueño hecho realidad. Me hacen emocionar desde lo más profundo con una sola mirada, un dibujo, un beso lanzado al aire para ser atrapado, con su suave respirar en el silencio de la noche… Sé que el trabajo de una madre es incondicional e incansable, y que nunca se termina. Sé que me falta muchísimo por recorrer y descubrir. Y mi anhelo será siempre verlos crecer Felices


Los bebés y niños aprenden día a día a través del estímulo y el juego. No hay dudas de eso.
La estimulación temprana es muy importante para ayudarlos en su desarrollo cognitivo, motriz, social, y emocional. Los padres participamos activamente enviando estimulos continuamente a nuestros hijos, sabiendo de antemano que ese juego, esa propuesta o ese juguete le va a permitir “aprender a…”. Pero nunca hay que olvidar que cada niño es diferente, y el ritmo de aprendizaje no es para todos igual. Por ello debemos respetar su individualidad, su interés, su predisposición y su capacidad. No debemos forzarlo nunca y mucho menos hacer comparaciones con otros niños.

Lejos de todo aquello que podamos hacer día a día para ayudar a su desarrollo, no hay que olvidarse de un ingrediente muy importante de la niñez en lo que respecta a la relación con sus padres: Jugar con ellos, solo por jugar..

Desde que mis hijos eran bebés siempre traté de tomarme un tiempo diario para jugar con ellos.
Soy conciente de este mundo que vive apurado, de compromiso en compromiso, con tantas responsabilidades y cosas por resolver a diario, y de las madres y padres que trabajan fuera muchas horas (yo también he trabajado hasta no hace mucho y sé que el tiempo parece no rendir). Pero es necesario poner un freno. Postergar todas esas tareas que cuando estamos en casa pueden esperar.

Mis hijos son felices cada vez que su mamá es capaz de dejar sus quehaceres un rato, y sentarse a jugar “a algo” con ellos. Cantar, bailar, dibujar y pintar juntos, inventar historias, jugar con sus juguetes, improvisar una función de títeres, cocinar, mirar una peli. Todo vale. Y yo, yo me siento como una niña, y sé que les encanta que ría junto con ellos.

Cuando nuestros hijos son bebés pequeños muchas veces lloran, y en apariencia no necesitan nada. Pero sí, sí necesitan. Piden el contacto, la mirada, que les hablemos, que juguemos, que los hagamos reir, que estemos con ellos simplemente compartiendo ese momento.
Cuando son mas grandes, como los míos que tienen 9, 7 y 3 años, ya no lloran para tener nuestra atención, pero siguen necesitando de nosotros, que estemos cerca, que nos interesemos en sus juegos, en sus actividades, darles un beso porque sí, compartir una canción, hacerles cosquillas, sentarnos en el piso a jugar, y ESTAR.

El juego, la creatividad y la curiosidad desarrolla habilidades en nuestros hijos, los ayuda a crecer, pensar, resolver situaciones, relacionarse, expresarse, y conocer y entender lo que los rodea.
Permitirnos un tiempo para jugar con ellos afianza la confianza que tienen en nosotros, nos acerca, les demuestra que son importantes, nos ayuda a detectar sus necesidades y conocer sus intereses.

La infancia es una etapa muy corta en la vida de las personas. Y el tiempo pasa rápido. Hoy es nuestra oportunidad de disfrutar con ellos de su niñez, de sus ocurrencias, de su inocencia, y acompañarlos continuamente en esa gran aventura que es CRECER.

Abuelas, madres por segunda vez

Erika G
(Otras entradas)
Sobre Mí: Soy Akire, Ingeniera, era consultora de tiempo completo pero eso cambió al nacimiento de mis dos hijos, (al menos por ahora), ellos se han convertido en mi principal y más importante proyecto de vida, siempre he dicho que todo a su tiempo y este es de los momentos más bellos de la vida de una mujer, es “el tiempo de ser madre”.
Mi Objetivo: Que sean niños sanos, felices y con valores.
Apoyo la idea de que la mujer siga superándose.



Muchas abuelas de hoy se criaron en familias numerosas, fueron madres a corta edad y no laboraban, sus madres eran abuelas y aún criaban niños pequeños, tuvieron que aprender y dedicarse totalmente a sus nuevas responsabilidades y etapa de la vida con unos cuantos consejos, eran pues madres de tiempo completo.

Hoy en día las mujeres han entrado de lleno en la vida laboral, participan más activamente en la economía familiar y se planifican más los hijos. Al llegar el embarazo surgen preguntas difíciles cómo , ¿Me saldré de trabajar? si lo hago, ¿Quien cuidará a mi bebe?, ¿Nos alcanzará con lo que ganamos?, Se hace un análisis y se ponen todos los pros y contras en la balanza, algunas tienen la suerte de contar con buenas entradas económicas del padre y pueden quedarse en casa a cuidar a los niños quizás por un tiempo, pero muchas otras ya sea por la necesidad, el gusto por sentirse libres ó el éxito en su trabajo deciden el seguir trabajando. Tras estas preguntas y mientras llega el bebé empieza la odisea de buscar guarderías  pero nunca hay “la mejor” y nunca la habrá porque en el fondo la gran mayoría desearíamos quedarnos con el bebé por siempre, verlo crecer, reír, jugar y hacerse una persona de bien. Así pues, nos queda una de las mejores opciones: !la ayuda de la abuela! Primero recurrimos a la abuela materna –claro!- pero si no, la paterna, ¿Quién mejor que mamá?, Ella me crió –o crió a mi pareja a la que amo- (claro ahora tiene mamitis jeje), por algo estamos aquí, por algo somos quienes somos, ¿Quien mejor que ella para quererlo y cuidarlo, para ver en mi lugar sus avances y contarmelo al regresar a casa?. Pareciera la mejor decisión del mundo, pero…. y la abuela, ¿qué piensa?.

Depende de cada situación y familia la decisión que tomen la madre y la abuela, hay algunos tipos que  he clasificado basándome también en experiencias de amigas o familiares, estos los casos más comunes  de “Tipos de abuelas” :

Abuelas “abuelas”, ¡Es el caso de mi madre!, me dijo, te quiero, quiero a mis nietos, pero yo ya fui madre, ya me tocó, ahora te toca a ti, o sea, arréglatelas como puedas y ¡lo cumplió!. Ama con todo a sus nietos y cuando vamos de visita se esmera en atenderlos, los consiente -como toda abuela-, juega con ellos, les prepara su comida favorita, los arrulla, pero ya caída la noche nos despedimos y cada quién para su casa. Al nacer cada uno de mis hijos se vino a la casa con nosotros y canceló sus actividades para “enseñarme los primeros pasos de ser madre”, me dio algunos consejos, después de unas semanas me dio la bendición y continuó con su vida, sentí una gran tristeza pero en el fondo se lo agradecí y sentí alegría de que tuviera sus actividades que disfruta mucho  y a la vez miedo, nervios y gusto de que las cosas ya las haría yo sola.

Abuelas madres “que le sacan juventud a los años”: Otro caso en el que las abuelas con el alma joven de madres con la bandera de nunca abandonar a quien más quieren y ahora con más razón pues sus hijas llevan a sus nietos en la pancita, estas abuelas toman la decisión y nos lo proponen -claro, después de ver nuestra situación y cara de espanto-: “Yo te lo cuido”, sacan juventud a los años y empiezan la labor maratónica por n-esima vez de ser madres y toman todo lo serio que se debe de un papel tan hermoso y lo disfrutan al máximo, pero hay varias cosas de las que no se acuerdan y tienen que volver a aprenderlas, pero eso sí, lo aprenden ya sin miedos de “¿lo estaré haciendo bien?” las propuestas de salir les encantan, ya sea al parque, al cine, son extrovertidas y presumen a sus nietos por donde pasan.

Abuelas madres “resignadas”: Con todo y su pesar lo proponen y aceptan y no es pesar de estar con su nieto, es pesar de pensar que su labor de cuidar niños y criarlos había terminado y que empieza otra vez la labor maratónica de ser madres, saben que no basta el alma joven, se necesita toda la energía para lograrlo y esa la fueron dejando atrás con los años, ya no se es la misma, ya no se puede cargar al nené tanto como quisieras, no puedes incluso regañarle con la misma fuerza, prefieren que el bebé se entretenga solo mientras tejen, bordan o ven televisión, una por que no tienen ganas y otra porque algo pasa dentro de su ser que ya no corrigen con la misma energía con la que lo hicieron con sus hijos, ese algo es que “eres abuela” y bien dicen que las abuelas están para consentir mas no para educar, eso le toca a los padres.

Abuelas madres “solitarias”: Hay abuelas que no tienen ya a su pareja o siempre han sido solitarias, su vida se ha centrado siempre en sus hijos incluso algunas dejaron de lado su vida personal. Cuando los hijos se van, se sienten solas y saben que su vida tiene que seguir con ellos y sus nietos, no pueden quedarse fuera del núcleo familiar. No tienen muchos amigos o conocidos, viven contigo y al hacerlo sienten la responsabilidad de hacerse cargo de tus hijos mientras tu trabajas, si no ayudan sienten que no están siendo útiles y pueden llegar a deprimirse, ayudarte les inyecta vida.

Abuelas madres “jubiladas” : Abuelas que trabajaron y se jubilaron hace unos años y al estar acostumbradas a horarios y responsabilidades especificas aceptan cuidarte a tus hijos y así sentirse útiles, son entusiastas, aunque están cansadas porque implica mucho trabajo físico se las arreglan para darse tiempo para hacer otras actividades, tienen mucha vitalidad.

Abuelas madres “autoritarias”: Son muy autoritarias en su forma de educar a los niños y lo hacen a su manera, no aceptan “consejos” para hacerlo ¡ni de nosotras! A estas madres abuelas hay que tenerles cuidado pues aunque lo están haciendo pensando en que hacen un bien al final puede ser contraproducente sobre todo para el niño que no sabe quien es la autoridad tu o tu madre, la forma de educar que ellas les dieron o ejercieron -aunque en algunas cosas había ventajas- son de otros tiempos y hay que estar al día, hay que hablar mucho con estas abuelas, es difícil, una amiga mía termino por meter a su bebé en guardería con tal de no tener discusiones fuertes con su madre y evitarse problemas.

Abuelas madres “las suegras”: Caen en cualquier categoría de las arriba mencionadas con la diferencia de que tienes que lidiar con ellas, al no ser tu madre puede haber algunos conflictos por costumbres diferentes, pero si crió a la persona que amas y la hizo una persona de bien, de entrada puedes confiar en ella, con estas abuelas hay que tener mucha comunicación sobre todo con el padre para evitar problemas y eso sí hay que hacerles ver que tu eres la madre al mismo tiempo que agradeces su ayuda. A pesar de esto, compañeras que están en esta situación no dejan de decirme ¡lo difícil que es!, pero reconocen su gran ayuda.

Problemas a evitar con cualquier tipo de abuela:

Independientemente del tipo de abuela que se tenga sabemos que su ayuda es de vital importancia y como tal algo que se debe de dejar en claro desde un inicio entre madre e hija o madre y nuera son las reglas del juego y más cuándo la abuela se va a hacer cargo del bebé a diario y por muchas horas (poner horarios, permitir golosinas, dejarlos ver televisión, apoyar con la disciplina).
Si algún día escuchas a tu hijo decir mamá a la abuela, no te preocupes tanto, los reflejos primarios de amor del bebé son hacia las personas que ven mas tiempo y es temporal, te recomiendo que ya al regresar a casa con el pequeño hagan actividades juntos, jueguen, le das un baño, le haces masaje, le das de cenar, le cantas y a la hora de dormir le cuentas cuentos y lo arropas,  el vinculo con la madre con frecuencia es mas grande y el bebe lo sabrá tarde o temprano.
Ahora, si un día escuchas otras frases como: “Mi hijo no me hace caso, dice que su abuela si es buena y le deja hacer lo que quiera” o  “Mi hijo me hace rabietas por todo y no puedo controlarlo” sí tienes que ver cual es el problema y hablarlo,  las madres somos nosotras y como tal hay que aplicar disciplina en la casa, es nuestra obligación poner límites, no vale eso de decir: “mi madre no lo regaña o corrige y ya en casa si lo hago yo mi hijo va a tacharme como la mala” hay que pedirle que lo haga en la medida de lo posible (aunque hay que recordar que no dejará de consentir a sus nietos) que no te quite autoridad, que te de tu lugar y que trate de corregir al nieto de faltas fuertes. No hay que obligarlas a educar a sus nietos, ese papel es de los padres, solo hay que expresarle a la abuela lo que en realidad queremos y que nos apoye.
Las abuelas ya cumplieron con su papel de madres, ya sufrieron y disfrutaron a sus hijos, es mucha carga para ellas el tener que repetir ese papel tan único y complicado, hay apreciarlas y agradecerles toda la ayuda que nos brindan.
No hay que olvidar que si le estamos confiando lo que más amamos a alguien a quien amamos también debe de existir una buena comunicación.

Sugerencias
Quiero hacer unas sugerencias para hacer más llevaderas las cosas con las abuelas con base a las experiencias personales y de amigas:

  • Respetemos sus actividades de fines de semana, horarios y actividades
  • En vacaciones, dejar a la abuela que haga lo que quiera, que planee sus días de descanso, si se quiere ir a algún lugar apoyarla (también económicamente) si pensamos hacer un viaje, ¡invitarla!, eso si asegurándole que quien va a cuidar a los hijos es papá y mamá y que ella se divierta lo más que pueda.
  • No descuidar su salud, Aunque quisiéramos no siempre se está sano y más con unos años más, no hay que descuidar su salud, Hay que estar al pendiente de ellas, si toman medicamento procurar que siempre lo tengan a la mano y que lo tomen en los horarios establecidos e incluso acompañarlas al médico si es necesario,  muchas no comentan su estado de salud porque saben se tendría que pedir permiso en el trabajo para faltar o llegar tarde por acompañarla y no quieren causar problemas, hay que tener un ojo para ellas también, no le conviene a nadie tener una abuela mamá enferma , no hay que esperar a verla mal,  hay que preguntarle con frecuencia cómo se encuentra y apoyarla en su mejoría.
  • Invitarle unas vacaciones, apartar algo de dinero para ese viaje puede ser de esos en donde va gente de la misma edad y que no es necesario que se conozcan, seguro sale de su viaje con muchos nuevos amigos
  • Dile que la quieres y que sienta lo importante que es
  • Pide un día en el trabajo y sal con ella a comer, al parque, vayan juntas con el bebé, tomen un café, platiquen mucho.

Ahora solo tengo una duda en la mente, ¿Cómo seré yo como abuela en un futuro?
Ojalá alguna madre abuela pase por aquí y nos cuente de su experiencia