Durmiendo en camita

Puedo afirmar con total seguridad que mi hija esta creciendo mas rápido de lo que esperaba, parece que fue ayer aquel día en que decidimos en que era mejor traerla a dormir con nosotros a la cama, cuando apenas podía mantener erguida su cabecita y comenzaba a mamar. Ahora es toda una nena preciosa grandota.

Hace un par de semanas comenzamos a cuidar a una gordita de una casa cuna (no diré nombre por cuestiones de privacidad y seguridad), consiste en llevar a un niño a casa por los fines de semana para cuidarlo y brindarle cuidados de familia hasta que este niño sea restituido a su hogar o que quede definitivamente para adopción. La gordita que nos asignaron duerme solita en su cama y es por eso que a Dido le entró como una curiosidad por saber que se siente así que cuando venia la otra gordis comenzaron a dormir juntitas. Y ayer cuando dijimos que era hora de hacer noni ella se fue solita a esa cama de su antes-antigua habitacion, la abrió y llevo un par de peluches (no tengo la menor idea del por que ese apego por los peluches) cuando la vimos supimos que era el momento. Al principio me daba mucha cosita dejarla sola, me quedé con ella hasta que se durmió pero no quería que me sentara en la cama o que me acostara con ella, ya estaba decidida a que tenía que hacerlo sola. Cuando se durmió pensé en sacarle una foto así acurrucadita pero sinceramente estaba con un nudo en la garganta, no pude. Estaba muy feliz pero a la vez con muchisima nostalgia así que preferí guardarme esos momentos en lo mas profundo de mi ser, a mi pequeña bebita.

Anoche no pude dormir bien del todo, me levante varias veces para ir al baño y de paso mirar como estaba, me faltaba algo en la cama y muchas veces me desperté sobresaltada pensando en que se había caido hasta recordar que estaba en la habitacion del fondo del pasillo. Tal vez yo no estaba preparada para este cambio, en un momento pensé en ignorar sus propios deseos y traerla de nuevo a la cama por miedo a que me necesite, pero simplemente decidí relajarme y respetar sus necesidades y deseos. Esta mañana Dido se levanto solita y feliz, cuando llego a nuestra cama se puso a saltar de contenta para despertarnos.  Soy tan feliz, estoy tan orgullosa de como lo logró solita y fue precioso ver ese brillo en sus ojitos cuando me dijo: To tola ma! (yo sola má)
Lilypie Third Birthday tickers

Mama y profesional: Mi gran dilema

Me imagino que para todas las mamis nos llega ese momento en el que nos toca decidir, pensar reflexionar y tener en claro que queremos para nuestro futuro, especialmente si son padres jóvenes.

Unos meses atrás mi esposo tuvo que decidir que iba a hacer con su carrera, su sueño de siempre fue convertirse en pediatra pero la inmensa carga horaria y la paternidad le pareció mucho, así que finalmente opto por seguir siendo compositor trabajando en casa para pasar mas tiempo con Dido.

Al parecer ahora es mi turno de decidir, no me había dado cuenta cuantas horas tengo que pasar fuera de casa con todos los ensayos, el trabajo y la facultad, ya no le dedico a mi hija el tiempo que ella necesita. Esta semana he logrado acomodarme mas al trasladar los ensayos a casa, pero la semana que viene vuelve la rutina y las horas en las que no puedo disfrutar de mi chiquita.

Es que 8 o 9 horas fuera de casa a ella le afectan, colechamos, aun toma teta cuando tiene oportunidad y los fines de semana cuando no estoy estudiando me la paso jugando con ella, pero yo no quiero ser una madre ausente.

Cuando me fui de mi ciudad vine con un objetivo, que era el de formarme como mejor profesional y a lo largo de estos dos años mi vida ha cambiado completamente, he pasado de salir del colegio, entrar a la facultad, vivir sola, convertirme en mamá, casarme y mis propuestas profesionales cada vez son mejores, pero demandan mas horas que mi hija necesita.

Y por eso estoy en un dilema, esta mañana me llamaron para darme la propuesta que puede cambiar mi vida totalmente, pero eso incluye ir a Italia a vivir por unos meses. Claro, mi esposo y Dido pueden ir pero los ensayos y mis estudios allá demandaran aun mas carga horaria y menos vida familiar.  Y creo que esto tenía que pasar, me sentí muy conforme y aliviada cuando mis metas profesionales de desarrollaban con calma pero de un momento al otro todo comenzó a crecer de una manera impresionante, mas de lo que yo me esperaba, estuve en el momento y el lugar exacto para que eso sucediera y tuve la suerte de salir yo.  No es que no quiera cumplir algunos de mis sueños, es que simplemente todo sucede muy rápido y se que hay oportunidades que solo se presentan una vez en la vida, así como tener dos años sucede una vez en la vida y tanto para mi hija como para mi es muy importante compartir esos momentos.

La semana pasada tuve un concierto, uno de los mas importantes hasta ahora en mi vida, estaba super cansada pero muy feliz. Cuando terminé salí y afuera encontre a los dos amores de mi vida, al costado de la multitud esperándome mientras habían personas que se me acercaban para felicitarme y no me sentí bien porque a los primeros que hubiera querido abrazar es a ellos, pero a diferencia de eso los sentí como hechos a un lado, cuando ellos son los protagonistas en mi vida.

Por otro lado también esta este proyecto en el que vengo trabajando desde que tengo 4 años, después de una vida entera de ensayos y puedo decir que he tenido mucha suerte en llegar en donde estoy ahora, si me bajo estoy segura que no va a volver a suceder y tengo miedo que en otro momento de mi vida sienta que no hice mucho para lograr mis objetivos profesionales, todo el apoyo de mis padres, de mi familia, de mis amigos, el esfuerzo de tantos años para llegar a donde estoy. No quiero perder eso, pero mi hija es también una gran parte de mi vida y mi felicidad depende en gran parte de ella.

Muchos sentimientos juntos, amo mi carrera y las propuestas me llenan de ilusión, pero mi familia es lo primero si tan solo hubiera alguna manera de combinar las dos cosas, de encontrar el equilibrio perfecto tal vez no me hallaría en este dilema. Por ahora es momento de analizar que es lo mejor para mi familia.

Los cuentos de hadas y sus estereotipos

La mayoría de nosotros hemos leído cuentos de hadas a lo largo de nuestras vidas y mas de uno podemos afirmar que nos pasábamos soñando e imaginando esas historias, muchos recuerdos felices de mi infancia tienen que ver con cuentos de hadas y fantasías que se manifestaban en nuestros juegos.

A los niños les encanta escuchar historias fantásticas, sentirse los protagonistas e identificarse con un personaje. Los cuentos estimulan su imaginación y su memoria, les enseña el gusto por la lectura, les transmite valores, sentimientos y es una excelente manera de pasar el tiempo en familia.

Los cuentos de hadas mas conocidos son los de los hermanos Grimm, ellos recolectaron historias de diversas fuentes y culturas, las modificaron a su gusto y creencias de su época, historias que originalmente fueron creadas para adultos.

Por otra parte los cuentos de hadas imponen estereotipos: Las mujeres son débiles y necesitan de un hombre que las salven. Esas mujeres suelen ser piadosas, obedientes con sus padres o esposos, si no lo son seguramente sufrirán alguna consecuencia a lo largo de la historia.

Disney ha tomado mucho de los viejos cuentos de hadas y los ha adaptado para que coincidan con las creencias de la época. En el momento de que las historias fueron contadas, en Estados Unidos las mujeres y los hombres asumían un rol diferente en la sociedad, entonces los niños crecían preparándose para encajar en ese rol, de otro modo corrían el riesgo de no ser aceptados por sus pares.

Por siglos, los libros infantiles de cuentos han sido creados con el propósito de enseñarle a los niños valores morales, por años esos estereotipos han sido adoptados por los autores y no han cambiado a través de los siglos, solo en épocas recientes se han notado cambios, pero aún tienen una fuerte influencia por lo tanto es muy difícil deshacerse de ellos.

Los estereotipos en los cuentos ejercen un papel muy importante en el desarrollo del niño, porque estos suelen mezclar la fantasía con la realidad.

En muchas historias los estereotipos del hombre generalmente son de agresivos, valientes, fuertes, atractivos y salvan a alguna víctima en peligro. Aquellos personajes que no encajan en esos estereotipos son débiles o furtivos, son los malos.

Las mujeres en esta historia llevan la peor parte: no son tan inteligentes como los hombres, generalmente son sensibles, débiles, buenas, obedientes, necesitan de un hombre que las salve, son confiables y siempre hermosas. Las mujeres que son inteligentes no son de confiar o son las malas. Y si no son bellas son brujas o el personaje antagonista del cuento. Un buen ejemplo lo podemos ver en “La cenicienta” y sus hermanastras, que son conocidas por ser feas ¿Por qué no pueden ser bonitas como ella pero muy vanidosas por eso? ¿Por qué cenicienta es buena, piadosa pero no puede pensar o salvarse a si misma?

Esta es la manera en que estos estereotipos funcionan en la mente de las nenas pequeñas: Mientras más sumisa más hermosa aparentas ser.

Esos estereotipos afectan a la identidad de los niños y procesos de pensamiento.

Los efectos se hacen evidentes cuando los niños crecen: hay muchas mujeres que aun esperan al príncipe azul y un gran castillo. También están los hombres que buscan a una mujer sumisa e indefensa y se intimidan con otro tipo de mujer. Los logros en una carrera y las relaciones son ignorados en muchas historias.

No solo es responsabilidad de los cuentos el de enseñar a los niños valores de importancia y de ayudarles a conformarse como seres autónomos y seguros de si mismos, eso es trabajo de los padres.

Para prevenir que un niño tome esos estereotipos muy enserio, un padre debe explicarle lo que está leyendo, el niño preguntará al respecto y sus padres deben estar preparados para responder esas preguntas.

Como amigarse con los cuentos de hadas

  • Se puede modificar el cuento y aquellos estereotipos (fea: mala, linda: buena), se puede jugar cambiando ciertos aspectos de la historia. Este es un recurso muy utilizado en “Shrek” (la princesa “fea” tiene su final feliz)  o en “encantada” (la princesa deja de ser sumisa), la princesa y el sapo (la princesa es una mujer independiente).
  • Inventar cuentos de hadas. Los niños pueden jugar a inventar su propia historia, seguramente las personas que ellos admiran serán los héroes, escribirlo en papel y crear su propio libro de cuentos.
  • Conseguir imágenes (dibujos, fotografías, pinturas, etc.) y darle la posibilidad al niño de armar la historia, este es un excelente recurso a utilizar especialmente en pequeños que aun no saben leer.
  • Leer diferentes tipos de historias, donde haya personajes más creativos y no tan estereotipados, para que tenga una amplia selección de libros diferentes.

De todos modos Dido adora a las princesas, pero no las de Disney (trato de que no vea muchas imágenes de princesas de Disney tampoco) sino, las princesas que están en su imaginación, las que según nuestros cuentos les encanta jugar con sus bebés, cuidan la naturaleza, a sus animales, les gusta la música y el baile, también usan tutús y vestidos, esos son nuestros estereotipos, me baso en los gustos de mi hija y en su forma de ser para seleccionarlos. Para aquellas niñas o niños que les guste mas vestir pantalones o bailar salsa la historia claramente puede ser diferente no? lo importante es que se adecue a su edad y a sus gustos

Y yo que pensaba que debía enseñarle…

Muchas veces los papis pensamos que nuestros hijos necesitan instrucciones para todo, bueno hace aproximadamente tres semanas Dido me enseño que sabe como controlar los esfínteres. Al principio comenzaba haciendo sus necesidades en ciertos horarios y cuando eso pasaba se agachaba, es decir que ya controlaba la situación. Como usa pañales de tela desde los 15 meses (Gdiapers con absorbentes de tela) se me ocurrió que no perdía nada con intentarlo, o mojaba el pañal o no, no había diferencia ya que igual tenía que lavar y si tenía suerte no. Me llevé una gran sorpresa cuando vi que mi pequeñita aguantaba hasta llegar al baño, a veces no llegaba pero no pasaba nada ella lo tomaba como un juego, igual al inodoro desde que usa pañales de tela lo conoce muy bien, ya que cuando le sacaba el pañal mojado ella esperaba ahí hasta que yo terminaba de poner en remojo el absorbente, obviamente que ella pasaba el tiempo experimentando y jugando con el papel higiénico.  Con el tiempo ella aprendió a avisarme, así que ya casi no la ando observando para saber cuando quiere sino que me avisa, le encanta ir al baño y a veces es falsa alarma solo para jugar con el papel o entrar a hacer desastre. Durante el día Dido a sus 18 mesesitos recién cumplidos ya tiene dominado este arte excepto cuando duerme, hay mucho tiempo de sobra para eso, todavía no estrenamos bombachitas aun usa pañales de tela hasta que me asegure que ya n0 van a haber pérdidas, no me gustaría tener que lavar alfombras, sillones, ropa, ni tener que descubrir a mi nena detrás de un arbol si la cosa nos agarra de sorpresa. En fin, así es como mi hija me enseño que puede aprender a ir al baño, por otro lado es importante destacar que a Dido siempre le cambié los pañales apenas se ensuciaba por lo que estar sucia no le agrada ni medio, nada de pañales que aguantan 8 horas de absorción, ella quiere soluciones rápidas.

Saludos bellas! he estado ausente, esta vez prometo no desaparecerme tanto, tengo que agregar más páginas favoritas, responder comentarios, leer algunos blogs y correos, alimentar la mente para seguir escribiendo algunos artículos también. Gracias por seguir allí 🙂

Criar con apego no es sobreproteger

A menudo las madres que crian con respeto son catalogadas como madres sobreprotectoras, aunque es un concepto erróneo mas que todo sabiendo que las bases de este estilo de crianza son el respeto hacia las necesidades del bebé, la libertad de decisión y de pensamiento.

La crianza con respeto consiste en respetar el ritmo de crecimiento de los niños sin imponerles cosas que no desean hacer  y permitiendoles tomar decisiones por si mismos, formando un niño seguro, equilibrado, con respeto hacia la naturaleza y hacia otras personas.

La crianza del mundo globalizado tiene como ideal una madre que toma las decisiones por sus hijos, porque cree que es lo mejor para ellos, decide en que momento su hijo debe terminar una etapa sin tener en cuenta las necesidades de sus hijos por temor a que ellos sean diferentes, o como yo digo “especiales”, algunos padres incluso deciden golpearles por miedo a que sean malcriados y que la sociedad no los acepte.

Con esto no quiero decir que los padres que crían con la educación tradicional son todos iguales y no todos cumplen con todas las características recién mencionadas, pero sinceramente pienso que el tomar decisiones por sus hijos y el querer controlarles la vida si es sobreprotección, y también se considera como una forma de maltrato.

Algunas conductas sobreprotectoras pueden ser:

  • Dejar llorar al bebé para que no sea un malcriado y aprenda a calmarse solo.  Un bebé no puede ser malcriado porque atendamos sus necesidades de afecto, es malcriado porque desatendemos sus necesidades y piden a gritos que sean satisfechas. Un bebé que deja de llorar de cansancio aprende a callarse para el confort de los padres, pero aprende a reprimir, crea una sensación de que están haciendo las cosas mal, genera angustia en el bebé y les enseña a no contar con sus padres cuando esté mal, curiosamente cuando crecen muchos padres se quejan de que la comunicación con sus hijos falla.
  • Dejar llorar al bebé para que no les manipule y que sepa que todo en la vida no es fácil. Me imagino al bebé teniendo una discusión con la mamá sobre la vida, ¿Que puede saber sobre la vida un bebe? probablemente más de lo que su madre que lo deja llorar sabe, cuando el bebe pide abrazos, cariño, atención y no los recibe aprende a fracasar, despues los padres pretenden que sean niños exitosos y felices, las experiencias que los bebés vivan durante los primeros tres años les marcan para toda la vida. Un bebé no es manipulador, sino comunicador si sabe que llorando la madre acude el lo va a hacer también para llamarla, la palabra mamá o papá es la equivalente al llanto de un bebé que no sabe hablar.
  • No dejar a los niños tomar sus propias decisiones. Muchos padres piensan que pierden autoridad cuando sus hijos deciden por si mismos en vez de consultarles que hacer, eso les da miedo a que ellos no tomen algunas decisiones correctas, lo siento pero es parte de la vida, podemos guiarlos pero ellos deben tomar sus propias decisiones.

Por su parte la crianza natural sostiene que debe haber un respeto hacia el niño, un respeto hacia sus intereses, sus gustos, su carácter, sus necesidades y su ritmo de crecimiento. Esto no significa que los padres que críen con respeto no enseñan límites, esto se hace de manera natural, dejandoles aprender por sí mismos cuando lo precisen, dedicándoles tiempo para enseñarles, convirtiéndonos en un buen ejemplo, fomentando el crecimiento mediante el cariño y el apego para ser un ser humano equilibrado.

Algunos padres que crían con apego pueden ser sobreprotectores, pero generalmente son los padres que educan mediante el sistema tradicional los que suelen hacerlo.

Criar con apego es nuestro granito de arena para cambiar el mundo.