Consejos para lograr una exitosa lactancia materna

Erica
(Otras entradas)
Sobre Mí: Soy mamá de tres hermosos soles, dos niñas y un varón. Ellos forman parte de mi sueño hecho realidad. Ellos me hacen emocionar desde lo más profundo con una sola mirada, un dibujo, un beso lanzado al aire para ser atrapado, con su suave respirar en el silencio de la noche… Sé que el trabajo de una madre es incondicional e incansable, y que nunca se termina. Sé que me falta muchísimo por recorrer y descubrir. Y mi anhelo será siempre verlos crecer Felices

TIPS PARA LOGRAR UNA EXITOSA LACTANCIA MATERNA

Si bien amamantar  es un acto natural e instintivo, no todas las mujeres logramos que nuestro bebé “se prenda” bien de entrada, y esto muchas veces puede llevar a una frustración por parte de la madre que hace que abandone los intentos por lograr una lactancia natural.

Cuando tuve mi primera hija en el mismo Sanatorio me entregaron una especie de “instructivo” que me ayudó mucho como madre primeriza para lograr una lactancia exitosa. Recuerdo que las primeras 72 horas con mi bebé fueron difíciles para lograr que se alimentara, y me entristecía mucho pensar en no poder darle pecho así que insistí e insistí hasta lograrlo.

Quiero compartir con ustedes algunos de los consejos que allí tengo escritos, porque el acto de Amamantar es un aprendizaje tanto para la mamá como para el bebé.

Lo que sigue forma parte de este cuadernillo, por lo que no es de mi autoría, espero les sea de utilidad:

LA PRIMERA LECHE O CALOSTRO

Los primeros días después del nacimiento, la mujer produce calostro, una leche amarillenta de gran valor nutritivo y antiinfeccioso. Al principio el calostro no es abundante pero es todo lo que el bebé necesita. Alrededor del tercer día, e incluso más adelante, tiene lugar la bajada de la leche. Los pechos están mas tensos y la leche es mas abundante.

POSICIONES PARA AMAMANTAR

La mamá elegirá la que le parezca más adecuada y la que le permita una mayor relajación. Es aconsejable alternar las posiciones ya que esto ayuda a prevenir las grietas del pezón y también a vaciar mejor los conductos y colectores de todo el pecho.

Recostada: de lado con el bebé enfrentado al pcho bien cerca suyo.

Sentada: es mejor que la mamá utilice una silla con apoya brazos y almohadones para estar más cómoda.

Inversa: se logra colocando las piernas del bebé hacia la espalda de la mamá. Esta posición es recomendable cuando el niño tiene dificultades para mamar de un lado y no del otro.

DETALLES A TENER EN CUENTA

Para el buen desarrollo de la lactancia:

– El bebé debe tener su panza apoyada contra el cuerpo de su mamá. Es muy importante que esté cómodo y bien sujeto.

– Sostener al bebé con un brazo y con la mano libre el pecho, con el pulgar por encima de la aréola y los otros dedos por debajo.

– La boca del niño debe estar bien abierta, sus labios evertidos, abarcando la mayor parte de la aréola. Esto permite una succión eficaz, mayor remoción de leche y evita que se lastime el pezón.

PEZONES DOLORIDOS

Debido a que los conductos que atraviesan el pezón están secos y a que el niño provoca vacío en las primeras succiones, éstas suelen ser dolorosas. Las molestias y el dolor pueden prevenirse extrayendo unas gotas de leche antes de amamantar. Además puede ser de utilidad:

– Alimentar al bebé con más frecuencia, para que comience a mamar antes de sentir mucha hambre;

– Verificar la posición del bebé respecto del cuerpo de la madre. Los vientres deben estar bien juntos y la boca enfrentada al pecho;

– Es conveniente esparcir sobre el pezón una gota de leche luego de cada toma y dejar que se seque al aire;

– Si es posible exponer los pechos al sol directo dos o tres veces al día durande cinco y diez minutos.

TENSIÓN LÁCTEA

Apartir del tercer día posterior al nacimiento, la mamá puede experimentar una congestión del pecho que dura dos o tres días; puede traerle malestar, dolor y hasta un poco de fiebre. Esto coincide con la bajada de la leche, cuando se pueden sentir los pechos tensos, calientes, doloridos. Una vez pasada la congestión, el pecho volverá a estar blando. Esto no significa que se haya retirado la leche.

Es aconsejable:

-Antes de cada toma: Aplicar calor local colocando toallas húmedas en el pecho, correr el agua de la ducha o usar bolsa de agua caliente; Masajear los pechos en dirección opuesta, si es que están muy duros; Extraer unas gotas de leche con el fin de ablandar la aréola, ya que cuando el pecho está muy tenso, el bbé tiene dificultad para prenderse bien.

– Durante la toma: Masajear circularmente las zonas que se perciban más duras;  Extraer leche en forma manual si el bebé terminó y aún los pechos tienen durezas.

POR ÚLTIMO:

El bebé debe ser alimentado cada vez que tiene hambre, a libre demanda. Al principio los intervalos entre las mamadas pueden ser sumamente irregulares. Se irá adquiriendo un ritmo más regular a medida que vaya creciendo.

En cada mamada se debe alternar el pecho que se le ofrece primero al bebé. Se le debe permitir al bebé succionar tranquilamente sin controlar el tiempo.

La estrecha relación iniciada durante el embarazo entre la madre y el bebé, se continúa durante el amamantamiento. La leche materna, además de brindar protección al recién nacido contra ciertas infecciones, es el alimento ideal pues contiene la cantidad de proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales para crecer adecuadamente.”

Como dije antes, no siempre es fácil el inicio de la lactancia materna y más aún para una madre primeriza.  La perseverancia, la calma, la seguridad y la tranquilidad de la mamá son claves para lograrlo.  Con mi primera hija tuve que superar algunas dificultades para lograr la lactancia, pero no me dejé vencer y lo logré. Con Paciencia y con Amor.

Anuncios

Jugar por Jugar

Erica
(Otras entradas)
Sobre Mí: Soy mamá de tres hermosos soles, dos niñas y un varón. Ellos forman parte de mi sueño hecho realidad. Me hacen emocionar desde lo más profundo con una sola mirada, un dibujo, un beso lanzado al aire para ser atrapado, con su suave respirar en el silencio de la noche… Sé que el trabajo de una madre es incondicional e incansable, y que nunca se termina. Sé que me falta muchísimo por recorrer y descubrir. Y mi anhelo será siempre verlos crecer Felices


Los bebés y niños aprenden día a día a través del estímulo y el juego. No hay dudas de eso.
La estimulación temprana es muy importante para ayudarlos en su desarrollo cognitivo, motriz, social, y emocional. Los padres participamos activamente enviando estimulos continuamente a nuestros hijos, sabiendo de antemano que ese juego, esa propuesta o ese juguete le va a permitir “aprender a…”. Pero nunca hay que olvidar que cada niño es diferente, y el ritmo de aprendizaje no es para todos igual. Por ello debemos respetar su individualidad, su interés, su predisposición y su capacidad. No debemos forzarlo nunca y mucho menos hacer comparaciones con otros niños.

Lejos de todo aquello que podamos hacer día a día para ayudar a su desarrollo, no hay que olvidarse de un ingrediente muy importante de la niñez en lo que respecta a la relación con sus padres: Jugar con ellos, solo por jugar..

Desde que mis hijos eran bebés siempre traté de tomarme un tiempo diario para jugar con ellos.
Soy conciente de este mundo que vive apurado, de compromiso en compromiso, con tantas responsabilidades y cosas por resolver a diario, y de las madres y padres que trabajan fuera muchas horas (yo también he trabajado hasta no hace mucho y sé que el tiempo parece no rendir). Pero es necesario poner un freno. Postergar todas esas tareas que cuando estamos en casa pueden esperar.

Mis hijos son felices cada vez que su mamá es capaz de dejar sus quehaceres un rato, y sentarse a jugar “a algo” con ellos. Cantar, bailar, dibujar y pintar juntos, inventar historias, jugar con sus juguetes, improvisar una función de títeres, cocinar, mirar una peli. Todo vale. Y yo, yo me siento como una niña, y sé que les encanta que ría junto con ellos.

Cuando nuestros hijos son bebés pequeños muchas veces lloran, y en apariencia no necesitan nada. Pero sí, sí necesitan. Piden el contacto, la mirada, que les hablemos, que juguemos, que los hagamos reir, que estemos con ellos simplemente compartiendo ese momento.
Cuando son mas grandes, como los míos que tienen 9, 7 y 3 años, ya no lloran para tener nuestra atención, pero siguen necesitando de nosotros, que estemos cerca, que nos interesemos en sus juegos, en sus actividades, darles un beso porque sí, compartir una canción, hacerles cosquillas, sentarnos en el piso a jugar, y ESTAR.

El juego, la creatividad y la curiosidad desarrolla habilidades en nuestros hijos, los ayuda a crecer, pensar, resolver situaciones, relacionarse, expresarse, y conocer y entender lo que los rodea.
Permitirnos un tiempo para jugar con ellos afianza la confianza que tienen en nosotros, nos acerca, les demuestra que son importantes, nos ayuda a detectar sus necesidades y conocer sus intereses.

La infancia es una etapa muy corta en la vida de las personas. Y el tiempo pasa rápido. Hoy es nuestra oportunidad de disfrutar con ellos de su niñez, de sus ocurrencias, de su inocencia, y acompañarlos continuamente en esa gran aventura que es CRECER.

Estímulo del Habla

Erica
(Otras entradas)
Sobre Mí: Soy mamá de tres hermosos soles, dos niñas y un varón. Ellos forman parte de mi sueño hecho realidad. Ellos me hacen emocionar desde lo más profundo con una sola mirada, un dibujo, un beso lanzado al aire para ser atrapado, con su suave respirar en el silencio de la noche… Sé que el trabajo de una madre es incondicional e incansable, y que nunca se termina. Sé que me falta muchísimo por recorrer y descubrir. Y mi anhelo será siempre verlos crecer Felices

La primera vez que compré un librito para mi hija mayor ella tenía 7 meses. “Lo compro para mas adelante, tal vez después del año” pensé para mí. Era un hermoso libro de tapa dura, con dibujos grandes y colores brillantes, y en cada página tenía recubierto por distintas texturas diferentes partes del cuerpo de un tierno conejito. No me pude contener y al llegar a casa se lo mostré a mi niña mientras estaba sentada en mis piernas. Me quedé realmente sorprendida al ver el interés que puso en el libro, y como rápidamente descubrió que si tocaba en un lugar u otro las texturas se sentían diferentes. Le encantó! Y yo entendí la importancia que tenía este primer paso para su futuro desarrollo del habla y, años después, de la lecto-escritura.
Ese fué el primero de una hermosa colección de libros infantiles que fuimos adquiriendo a lo largo de 9 años
Siempre con mis hijos tomé el aprendizaje de palabras como un proceso natural, que por supuesto necesita estímulo y depende mucho de los adultos que estén en su entorno. Pero todos los niños tienen su propio ritmo, y debemos entenderlo y respetarlo. No todos son iguales ni desarrollan sus habilidades exactamente a la misma edad.

Antes de nacer los bebés pueden escuchar claramente a su madre y los sonidos exteriores. Esto ocurre desde el quinto mes de gestación. Hablarle, cantarle, acariciar la panza, poner música…, todo crea una conexión diferente a la física entre mamá y bebé que es muy gratificante, y además muy recomendada.

Cómo estimulamos el habla en nuestro bebé? Desde que nace. Desde sus primeros balbuceos nosotros los mayores tratamos de darle sentido a esos soniditos que hace al mirarnos, al llamarnos, al reir, al protestar. Incluso al amamantarlos la mamá naturalmente mima, habla y sonríe al bebé, y ella recibe la maravillosa respuesta de ese ser tan pequeño. Allí hay comunicación.

Pero otra etapa importante en el aprendizaje del habla, es que nuestros niños puedan comprender lo que se les dice. Por ejemplo si le pedimos la pelota que sepa lo que es, si le pedimos un beso que sepa que acción debe hacer. Y todo esto que a nosotros nos parece un proceso lento, para ellos se da en muy poco tiempo.

Debemos ofrecerle libritos con muchos personajes, objetos, colores, animales, y nombrarle uno por uno para que intente repetirlo. Claro que al principio no lo hace, pero lo va intentando y con el tiempo lo logra.
Es importante hablarle siempre de frente para que pueda ver el movimiento de nuestros labios y así intentar imitarlo junto a los sonidos que se emiten.

Las canciones infantiles son un gran estímulo. Siempre recuerdo que a mi primera niña le cantaba una canción desde que nació, cada vez que le cambiaba el pañal para que se quedara quietita. Y un buen día me llevé la sorpresa de que la cantaba conmigo, a su manera, y luego de a poco esas palabritas le fueron saliendo mejor y mas claras.
Allí entendí que los bebés aprenden todos los días, y cuando se sienten preparados lo hacen! En todo son así. Y lo mismo hice con mis otros hijos. Es hermoso hoy que ya son mas grandes escucharlos leer el mismo cuento que les leíamos de bebés, y en el caso de la mas chiquita que aun no sabe leer, fué un proceso maravilloso el escucharla de a poco cantar todas las canciones de un disco que le regalaron cuando tenía solamente 14 meses.

Por último siempre debemos hablar con nuestro bebé, aunque nos parezca que no nos entiende. Contarle lo ocurrido en el día, a dónde irá de visita, nombrar las personas que integran la familia y amistades, mostrarle y contarle todo lo que hay a su alrededor en un paseo al aire libre.. Todo se grabará en su cabecita, y simplemente cuando se sienta preparado nos sorprenderá con su explosión del habla, con expresiones y palabras que no esperábamos que maneje, y allí comprendemos TODO lo que aprendió y guardó en tan poco tiempo. En ese momento, hay que tomar papel y lápiz!… y ponerse a anotar todas esas palabritas, ocurrencias y razonamientos inocentes que tanto nos harán reir y sonreir por años, y que van a formar parte del bello recuerdo del inicio de una etapa.

Tenemos nuevas autoras!


A causa de todos los sucesos no voy a poder escribir blogs por un largo tiempo, las dejo con dos autoras Carmen, Erica G y Erica.

Carmen es mamá de una nena de 3 añitos que cría con apego, ella ya se animó a escribir un blog “Mi lactancia de tres años” donde relata su bella experiencia en la lactancia y es dueña de un blog recién nacido Necesito mi mamá

Erica G. es mamá de dos niños y profesional, apoya la lactancia materna, apuesta a una crianza con amor y respeto hacia el niño.

Erica es mamá de tres niños, dos niñas y un niño, ella se siente muy conectada con su instinto maternal desde temprana edad y la felicidad de sus hijos es su meta mas preciada.

Las dejo con estas tres fantásticas autoras, para mi es un honor tenerlas acá escribiendo para ustedes y haciéndose un espacio en sus ocupadas agendas para escribir.

Les cuento el por que de mi ausencia: El 26 del corriente mes nos casamos y nos vamos de luna de miel con Dido incluida. Nos vemos a la vuelta!