Madres que dan a otras madres: Un regalo para toda la vida

Volviendo al blog después de mas de un mes de vacaciones vengo con una propuesta de Vivian del blog Nace una mamá, “madres que dan a otras madres”, este día voy a hablar de mi querida amiga Airena, una mujer luchadora como tantas y mi hermanita del alma.

Airena estaba embarazada y fue bastante complicado, no solo por la situación que tenía con el padre del bebé sino por varios problemas orgánicos lo que tristemente terminó en un aborto espontáneo (no provocado), no me olvido mas el día en que me llamó desconsolada contandome la noticia y yo no sabía que hacer para ayudarla, no se me ocurrió otra cosa que pedirle que viniera a vivir a casa  para dejar la ciudad y tomar “Buenos Aires”, además teniéndola a ella en casa no iba a llevar a Dido a la guardería y podía trabajar tranquila estando segura de que mi hija quedaba en buenas manos.

Mi bella amiga vino al rescate pero esos primeros días lo había pasado muy mal no solo por el dolor del alma, sino también porque tenía gran cantidad de leche que su cuerpo había creado para alimentar a un ser que ya no estaba con nosotros, por es mismo la comprendí cuando me pidió si podía ayudarme con la leche materna de Dido y yo encantada recibí su ayuda a pesar de los numerosos prejuicios que distintas personas crearon sobre el tema (cuando estuvo hospitalizada se hizo exámenes que le ayudaron a  comprobar que no tenía ninguna enfermedad grave). Pero a pesar de toda la ayuda que ella me ofreció durante ese período y la cual agradezco muchísimo, esa historia no es la que me interesa contar hoy pero está relacionada.  En el mismo edificio donde vivía yo, una vecina amiga tenía un bebito de 1 mes que no había podido amamantar porque sus glándulas mamarias habían sido extirpadas a causa del cancer de mama que había sufrido unos años antes, pocos días después de que mi amiga se mudara con nosotros le comenté a mi vecina Cecilia la ayuda que me daba Airena y sus deseos de donar su leche a un banco, de ahí Ceci tímidamente le pidió el favor a mi amiguita bella, desde ese entonces Aire se convirtió en nodriza de Lautaro, fueron cuatro meses que a ella le ayudaron a superar el dolor, ayudando a otra mami, y a finales de diciembre del año pasado cuando ella volvió a su ciudad lloramos su ausencia, pero estoy segura que Cecilia y Lautaro van a agradecer toda la vida el regalo de Airena. Si bien acá en Argentina se celebra el día de la madre en octubre no podía dejar pasar esta oportunidad para destacar a estas dos mujeres luchadoras que se unieron y fueron solidarias una con otra, que se ayudaron entre ellas para superar enfermedades y pérdidas, y a mi amiga que me ayudó toda la vida, desde que íbamos a jardín de 5, ella es mamá de un angelito que no pudo nacer.

madresqdan-350

Anuncios