Criar con apego no es sobreproteger

A menudo las madres que crian con respeto son catalogadas como madres sobreprotectoras, aunque es un concepto erróneo mas que todo sabiendo que las bases de este estilo de crianza son el respeto hacia las necesidades del bebé, la libertad de decisión y de pensamiento.

La crianza con respeto consiste en respetar el ritmo de crecimiento de los niños sin imponerles cosas que no desean hacer  y permitiendoles tomar decisiones por si mismos, formando un niño seguro, equilibrado, con respeto hacia la naturaleza y hacia otras personas.

La crianza del mundo globalizado tiene como ideal una madre que toma las decisiones por sus hijos, porque cree que es lo mejor para ellos, decide en que momento su hijo debe terminar una etapa sin tener en cuenta las necesidades de sus hijos por temor a que ellos sean diferentes, o como yo digo “especiales”, algunos padres incluso deciden golpearles por miedo a que sean malcriados y que la sociedad no los acepte.

Con esto no quiero decir que los padres que crían con la educación tradicional son todos iguales y no todos cumplen con todas las características recién mencionadas, pero sinceramente pienso que el tomar decisiones por sus hijos y el querer controlarles la vida si es sobreprotección, y también se considera como una forma de maltrato.

Algunas conductas sobreprotectoras pueden ser:

  • Dejar llorar al bebé para que no sea un malcriado y aprenda a calmarse solo.  Un bebé no puede ser malcriado porque atendamos sus necesidades de afecto, es malcriado porque desatendemos sus necesidades y piden a gritos que sean satisfechas. Un bebé que deja de llorar de cansancio aprende a callarse para el confort de los padres, pero aprende a reprimir, crea una sensación de que están haciendo las cosas mal, genera angustia en el bebé y les enseña a no contar con sus padres cuando esté mal, curiosamente cuando crecen muchos padres se quejan de que la comunicación con sus hijos falla.
  • Dejar llorar al bebé para que no les manipule y que sepa que todo en la vida no es fácil. Me imagino al bebé teniendo una discusión con la mamá sobre la vida, ¿Que puede saber sobre la vida un bebe? probablemente más de lo que su madre que lo deja llorar sabe, cuando el bebe pide abrazos, cariño, atención y no los recibe aprende a fracasar, despues los padres pretenden que sean niños exitosos y felices, las experiencias que los bebés vivan durante los primeros tres años les marcan para toda la vida. Un bebé no es manipulador, sino comunicador si sabe que llorando la madre acude el lo va a hacer también para llamarla, la palabra mamá o papá es la equivalente al llanto de un bebé que no sabe hablar.
  • No dejar a los niños tomar sus propias decisiones. Muchos padres piensan que pierden autoridad cuando sus hijos deciden por si mismos en vez de consultarles que hacer, eso les da miedo a que ellos no tomen algunas decisiones correctas, lo siento pero es parte de la vida, podemos guiarlos pero ellos deben tomar sus propias decisiones.

Por su parte la crianza natural sostiene que debe haber un respeto hacia el niño, un respeto hacia sus intereses, sus gustos, su carácter, sus necesidades y su ritmo de crecimiento. Esto no significa que los padres que críen con respeto no enseñan límites, esto se hace de manera natural, dejandoles aprender por sí mismos cuando lo precisen, dedicándoles tiempo para enseñarles, convirtiéndonos en un buen ejemplo, fomentando el crecimiento mediante el cariño y el apego para ser un ser humano equilibrado.

Algunos padres que crían con apego pueden ser sobreprotectores, pero generalmente son los padres que educan mediante el sistema tradicional los que suelen hacerlo.

Criar con apego es nuestro granito de arena para cambiar el mundo.

Anuncios

¿Matan las escuelas la creatividad?

Actualmente el sistema educativo presenta muchas falencias, los principales afectados son los niños, quienes según Ken Robinson, especialista en educación, creatividad y recursos humanos, son educados para perder la creatividad a medida que crecen y su futuro puede verse afectado a causa de un sistema educativo inadecuado para los tiempos que corren.

Ken Robinson sostiene que todas las personas nacen con un talento natural, que no es excepcional y que no es difícil de encontrar. Estos talentos se desarrollan a temprana edad, y si estimulamos sus capacidades ellos estarán listos para afrontar el futuro haciendo lo que más aman, lo que realmente disfrutan hacer.

La creatividad es propia del ser humano, y cuando los niños son pequeños podemos ver como ellos demuestran sus ideas creativas espontáneamente y sin miedo, ya que ellos no temen equivocarse, solo los adultos lo hacen porque crecemos en una sociedad y en un sistema educativo que estigmatiza los errores, y si no estamos dispuestos a cometer errores, a arriesgarnos, difícilmente salgamos con algo original. La creatividad hoy en día es tan importante como las matemáticas y las ciencias y deberíamos brindarle la misma importancia.

El actual sistema de educación, fue creado en épocas de la industrialización, cuando se jerarquizaba ciertas materias que eran mas útiles para el trabajo, ya que antes el tener un título era sumamente importante ya que toda aquella persona graduada obtenía un trabajo. En la actualidad con la cantidad de personas graduadas los títulos ya no son una garantía, con la jerarquización de ciertas materias creamos que cada vez haya más graduados en las mismas cosas, por lo que hay poca oferta laboral en esos sectores. Por eso mismo la creatividad debe ser considerada tan importante como la alfabetización en la educación, de esa manera las personas no solo van a estar “en su elemento” sino también habrá diversidad de trabajos para todo el mundo y no orientada a un solo sector.

A muchas personas les ha pasado que cuando eran niños o adolescentes fueron apartados de las cosas que amaban y disfrutaban hacer porque los mayores consideraban que nunca ibas a conseguir trabajo haciendo eso, o los estigmatizaban haciéndoles creer algo que es completamente erróneo. Por lo tanto se produce una estandarización de la educación, brindando la misma educación a todos los alumnos, centrándolos en el mismo tema sin tener en cuenta sus capacidades y características que los hacen especiales, cuando lo que tenemos que hacer es ir en contra de la estandarización y tener en cuenta las habilidades de cada alumno en particular.

Muchas personas creen que no son brillantes, inteligentes y creativos porque en la escuela les hicieron creer lo contrario, porque sus talentos no fueron valorados.

Ken Robinson también sostiene que la educación debe cambiar, sostiene que para cambiar el mundo y brindar un futuro mejor a nuestros hijos debemos valorar la riqueza de la capacidad humana, lo que el llamaría riqueza humana, para hacer un buen uso de nuestros recursos.

“Todos los niños nacen artistas, el problema es seguir siendo artistas mientras crecemos”. Pablo Picasso

Después de escuchar su discurso no pude evitar pensar en todos aquellos niños que fueron separados de las cosas que le gustan porque sus padres o docentes no supieron descifrar cuales son sus capacidades, sus talentos, por eso la educación necesita un cambio. No tenemos que crear personas para el trabajo ni para el dinero, tenemos que crear personas felices que disfruten haciendo lo que aman, esas personas que están en su elemento siempre llegan lejos.

Por último, dejo dos brillantes discursos de Ken Robinson, bastante entretenidos y que dice varias verdades. Seguramente a ustedes como a mí les darán ganas de pararse para aplaudirle, es impactante que las cosas que dicen tengan tanto sentido.

¿Las escuelas matan la creatividad?:

Cambiando paradigmas:

Dibujo animado de Mafalda, Felipe va a la escuela:

Tantrum 911 ¿Una herramienta efectiva contra las rabietas?

Tantrum 911, es un producto compuesto por una fórmula secreta que según indican ayuda al niño a reiniciar su mente durante las rabietas.

Navengando por la web, descubrí un producto estadounidense llamado “tantrum 911” para calmar las rabietas del niño.  Consiste en un frasco con un aromatizante líquido con fragancias de frutilla, banana y otras especias.  En la página del producto se muestra al mismo como un método efectivo para calmar rápido las rabietas de los niños e incrementar el diálogo entre los padres.

El producto funciona de la siguiente manera, al oler las fragancias el cerebro del niño libera dopamina, una hormona y neurotransmisor encargado de hacernos sentir bien y se calman los berrinches, este producto dice ser natural y no perjudicial para la salud de los niños.

Yo no pienso que se pueda llamar al producto como algo natural, ya que contiene químicos que pueden dañar la piel de los niños, hay peligro de que el niño ingiera el producto, que cause una reacción alérgica o que el líquido penetre en las fosas nasales ocasionando daños graves en su organismo.

Además es muy invasivo colocar este producto tan cerca de la boca y la nariz del niño, lo cual seguramente lo asustará provocando el riesgo de derramar el producto en una zona sensible de su cuerpo como pueden ser sus ojos. Los niños al hacer un berrinche, no estan dispuestos a cooperar y mucho menos a llevarse algo desconocido a la cara.

El producto consiste en distraer al niño de la rabieta, es decir que no es necesario este producto para lograrlo, cuando podemos buscar otra manera de llamar la atencion del niño para que se olvide del berrinche.

Pienso que como padres no debemos buscar siempre la solucion más facil y rápida, debemos permanecer al lado del niño cuando algo le afecte, hablar con el sobre sus necesidades, sentimientos y razonar juntos. Pienso que la paternidad representa algo más de esfuerzo por parte de los padres, la solucion rápida no siempre es la mejor y debemos enseñarle a nuestros hijos que no necesitan consumir ningun producto para solucionar sus problemas.

Por mi parte estoy en contra de la utilizacion de un producto que tal vez pueda causar un daño en nuestros hijos, habiendo otras maneras de solucionar el tema.

Video: Los efectos de Tantrum 911, el producto parece funcionar pero la madre obliga a la nena asustada a usar el producto





Proyecto arrorró: intercambio cultural mediante canciones de cuna

Soy de esas mamás que les apasiona cantarle a sus hijos por lo tanto siempre ando en la búsqueda de nuevo material para sorprender a mi beba. Hace ya unos meses que navego por la página de Arrorró, las canciones me encantan, me inspiran, cada una tiene su historia y están cantadas con ese amor de madre, con nostalgia de los viejos tiempos, con la frescura del momento, con humor, la verdad es que la página nos ofrece variedad de opciones a la hora de elegir que cantarle a nuestros niños, Dido ha quedado fascinada. Si hay alguna Canción de cuna en otro idioma que yo no pueda cantar, directamente le pongo los videos para que ella escuche, es genial el impacto que tiene la música en las personas, por eso la elegí como mi profesión.

Sobre arrorró

Es un proyecto creado por la artista Gabriela Golder y la universidad Maimónides (Buenos Aires, Argentina), la finalidad del mismo es la del intercambio cultural de canciones de cuna con el mundo. En este mismo proyecto cualquiera puede sumarse, solo basta elegir la canción de cuna a cantar, tener una simple cámara y ponerse a grabar, no importa de que parte del mundo seas ni que idioma hables.

Este proyecto además de brindarnos la capacidad de participar y aprender sobre otras culturas, brinda un mensaje de paz, unificación y comunicación, ya que es bien sabido que el lenguaje de la música es universal y sin fronteras.

El proyecto tiene una web, que es donde suben los videos y en la página se pueden encontrar diferentes canciones de cuna, tradicionales, modernas, contemporánea, de diferentes dialectos, de diferentes etnias, las noticias del blog y muchas letras interesantes.

Visita la web de Arrorró

Videos

Hacer click sobre la imagen para previsualizar el video

Comunidad Toba (Aborígenes Argentinos) desde Chaco, Argentina cantando “Duermase hijito mío”

Cancion graciosa; Marianela desde Buenos Aires, Argentina cantando “Esta nena linda”

Canción para animar al papá a cantar; Agustín desde Buenos Aires, Argentina nos canta “Manuelita”

Canción en familia; desde Neuquén, Argentina Oriana y Caro cantan “cancion de tomar el té”

Canción en otro idioma; desde Quebec, Canadá Annie y Pierre nos cantan “La nuit court après le jour”

Las mamás que se nos parecen; desde Buenos Aires, Argentina Marcela nos canta “muñeca chiquitita” (mi video favorito)

Las profesionales que cantan; desde Buenos Aires Argentina Javiera nos canta “canción de cuna para dormir a un negrito”

Las que cantan con pasión; desde Entre Ríos, Argentina Kika nos canta “Lunita de Taragüí”

 

Como poner límites sin violencia

A menudo muchos padres se sienten angustiados por la crianza de sus hijos, muchos reciben presion por parte de la sociedad por miedo de tener un hijo malcriado, otros no saben como manejar la situación y se dejan llevar por la frustración y el miedo, lo que deriva a violencia. Muchos padres, lamentablemente, fueron castigados de pequeños (nalgadas, cachetadas, gritos, golpes) por lo tanto reconocen a la violencia como una manera eficaz de criar a sus hijos, como si se tratara de algo normal e inofensivo, cuando no es así.

La violencia infantil es un tema muy serio, por mas leve que sea el golpe dado al niño no deja de ser un castigo físico. La violencia para resolver los problemas no sirve, enseñamos a los niños que las cosas se resuelven golpeando a un ser humano mas débil, y no hablando como personas civilizadas, razonando e intercambiando ideas. Muchos padres piensan que el castigo físico es necesario, que de otra manera no habría solución,  aquellos padres están muy equivocados, la violencia nunca es la respuesta.

El castigo físico daña el autoestima de los niños, los humilla, les hace sentir culpables por cometer un error y no les deja ninguna enseñanza. Los padres no deben seguir practicando los castigos físicos, NO es por el bien de nuestros hijos, no les ayuda a portarse bien, ellos pierden el respeto por sus padres, les temen, aumenta su rebeldía, aprenden a no confiar en ellos, motiva al niño a mentir por miedo al castigo, aprenden a no razonar, les hace sentir tristeza, les genera violencia, interfiere en su proceso de aprendizaje, hace niños inseguros. Los niños no deben ser seres sumisos y miedosos, tenemos que formar personas capaces de resolver sus problemas razonando, enseñandoles con palabras, con cariño y no dando por sentado que no van a aprender pensando que la unica solucion es la violencia, cuando no es así hay otras alternativas. Tanto los niños como los mayores tienen los mismos derechos, es la misma violencia la que puede aplicar un marido a su esposa que una madre a sus hijos, no hay diferencia, a menos que los padres piensen que los niños valen menos que una persona adulta, en ese caso estarían completamente errados. La violencia es ignorancia y una manera de descargar frustración propia, hay otras maneras de solucionar los problemas.

Primero que nada tenemos que ser conscientes que a pesar de que los padres estén estresados, cansados, enojados, pasando por una separación no es justificación para la violencia contra el menor. A la hora de poner límites tenemos que tener el control de la situación, eso significa estar calmados, de no ser así nos retiramos a una habitación y nos calmamos.

Cuando un bebé o niño decide hacer algo que no está permitido, es importante decir que no enérgicamente (sin gritar, proyectando la voz como los actores de teatro) para llamar su atención; si un niño está por tocar algo peligroso y estamos cerca, lo tocamos con energía como cuando asustamos a alguien para distraer su atención y nos da mas tiempo para retirarlos de la zona peligrosa. El NO, debe venir seguido de una explicación, también pueden surgir berrinches a partir de eso debido a la frustración de no poder hacer algo.

Si un niño hace berrinches, debemos calmarnos y elegir un lugar de la casa tranquilo y seguro, donde el niño no se pueda golpear, es importante que ese lugar sea siempre el mismo al menos que el niño tenga otro de preferencia. Con mucha calma llevamos al niño a ese lugar y permanecemos a su lado tranquilos, es importante no ignorar el berrinche y dejar que el niño se desahogue ya que está luchando contra esa frustración, al permanecer a su lado le estamos enseñando que puede contar con nosotros. Cuando el niño se canse de luchar contra esa frustración que le da no poder tener cierto objeto (tal vez peligroso) o hacer cierta cosa, va a entrar en un estado de calma. En ese momento le explicamos el por que no puede hacer tal cosa o tocar cierto objeto -no importa la edad del niño, el comprenderá por la energía que proyectás-, también es importánte mirarlos directamente a los ojos y agacharnos para ponernos a la altura del niño a la hora de hablarle. Después lo llevamos y le mostramos el objeto que no pudo tener o lo llevamos al lugar del conflicto, es importante que el niño ya haya superado la frustración, si la misma vuelve debemos llevarlo de nuevo a ese “lugar especial” para que se calme nuevamente y repetir el mismo ejercicio hasta que el niño aprenda a ignorar el objeto peligroso. Es importánte saber que no estamos provocando frustración, sino que estamos enseñando a enfrentarse a la misma y luchar muchas veces contra ella hasta lograr nuestro objetivo, el llorar, gritar o patalear es una manera de liberarse de la frustración. A medida que el niño crece y madura, aprende otras maneras de liberar su frustración, pero es importante no evitarle que descargue esa energía negativa.

Estar tranquilos durante el proceso es importánte, ya que es la energía que proyectamos a nuestros hijos. Si nos sentimos frustrados alimentaremos la frustración del pequeño, haciendo que los berrinches sean cada vez peor. Es importánte que todas las personas presentes estén calmadas al momento del conflicto, si hay alguna persona nerviosa lo mejor sería que esta se retire o alejarnos de esa persona que proyecta esa energía.

A medida que pasa el tiempo, el niño se calmará más rápido, ya que relacionará ese lugar tranquilo como un lugar donde calmarse, seguramente al crecer elegirán ese espacio para razonar. Cuando esté en un estado de frustración muchas veces no es recomendable abrazar al niño, en todo caso ofrecerle contacto corporal para que sepa que estamos para apoyarlo, de otra manera el niño relacionará los abrazos o cariño con berrinches (mas conocido como conductismo de Pavlov), por lo tanto esto puede desencadenar un berrinche cuando la mamá abraze al niño, ya que inconscientemente relacionará los abrazos con un sentimiento de frustración. Lo he comprobado, soy una de las madres que está a favor de abrazar, pero tristemente los resultados son otros, no se puede premiar un sentimiento negativo, lo mejor que podemos hacer por ellos es acompañarlos, y los abrazaremos solo si ellos lo solicitan.  Para que esta técnica funcione, es importánte que todos los miembros de la familia la utilicen adecuadamente, de nada sirve que la mamá la utilice cuando el padre aplica castigos físicos.

A medida que los niños crecen, les explicaremos el por que lo que hicieron está mal, y a modo de consecuencia le daremos una tarea, que será la de sentarse a pensar en ese lugar especial por que lo que hicieron está mal y como pueden arreglarlo (en el caso de haber ofendido a otra persona, de haber roto algo o de someterse a un peligro), cuando ellos nos cuenten sus ideas y las lleven a la práctica terminará su tarea. Es importante que les expliquemos las consecuencias de todo acto, los niños siempre desean hacer lo correcto, recuerden que somos sus guías y debemos enseñarles el mundo, ellos son nuestros aprendices y no nacen sabiendo.

Lo importante es no perder la calma y tener en cuenta que la búsqueda de límites es sana en los niños, forma parte de su personalidad, les ayuda a resolver problemas, a ser felices. Los límites brindan seguridad, por lo tanto es importánte que nosotros los padres se los enseñemos, sino al crecer buscarán sus límites en actividades peligrosas como el consumo de drogas o actividades autodestructivas.

También es importánte tener en cuenta que los niños que pasan por situaciones difíciles en el hogar o se sienten incómodos por alguna situación en particular, suelen presentar mas berrinches y/o malos comportamientos para expresar desacuerdo, es importante como padres estar alertas a estas situaciones, los límites deben estar presentes de igual manera, no sirve de nada tener lástima por el pequeño, sino que debemos buscar la manera de ayudarlo.

Lo principal es enseñarles a manejar sus propias emociones y poner un alto a la frustración y a los sentimientos negativos, hasta que ellos aprendan a controlarlos por sí mismos.

Debemos satisfacer las necesidades de nuestros hijos, diría que sus travesuras derivan de su enorme curiosidad, por eso debemos satisfacer esa curiosidad con explicaciones y aceptar las travesuras como una manera descubrir el mundo por ellos mismos. Una cosa inaceptable sería cuando las travesuras tienen el fin de hacer daño a otra persona.

Hay que tener en cuenta que el niño debe practicar ejercicio diario, debe salir de casa y despejarse, necesita descargar energía y de acuerdo a su nivel dependerá el tiempo y la actividad elegida, está comprobado que las actividades físicas ayudan a nuestra mente a estar sana y por lo tanto hay menos berrinches.

Cuando nuestro hijo se encuentre equilibrado (si todo va bien, será la mayor parte del día), debemos ofrecerle mucho cariño y tiempo de calidad, de esa manera estaríamos cubriendo sus necesidades afectivas, hablemos con ellos, les preguntemos como les fue en el colegio, como se sienten. De esa manera fomentamos la comunicación, ofreceremos apoyo en caso de que el niño tenga algún problema o algo le esté afectando.

Espero que esta técnica ayude a muchos padres a controlar los berrinches, a mantener la calma en estas situaciones ofreciendo una manera de solucionar las cosas sin tener que acceder a la violencia, y lo mas importánte: que el niño esté equilibrado. Me han mandado muchos mensajes para que publique este artículo, a muchas mamis conocidas les sirvió este método y por eso pensé en publicarlo. Por otro lado yo no soy psicóloga, solo soy una mamá y esta técnica surgió de sentido común,  gracias a las numerosas lecturas sobre libros de psicología y maternidad, y a las experiencias propias y ajenas. Por lo tanto yo sugiero esta técnica pero la misma no reemplaza a la opinión de un profesional (mas que todo en casos especiales). También aclaro que puede no servir en todos los casos, aunque ha dado excelentes resultados por el momento, yo pienso que será una buena solución para algunos padres.