Felíz día papás!

Este post está dedicado a todos los bellos papis, hoy es su día especial. Esta entrada está programada para que se publique sola, así que me imagino a mi esposo abriendo las pantuflas tejidas calentitas que le hice (prometo solemnemente no robárselas en este frío invierno), todos comiendo torta tal vez nos toque un día soleado ese día cuando vayamos de visita a Córdoba, en fin dejo de adivinar porque ustedes ya sabrán como está el día y seguramente yo ya sabré la reacción de Diego. Me hubiera encantando subir una foto de el durmiendo con Dido en el pecho pero me hizo prometer que nunca subiría ninguna foto del susodicho, porque según las que a mi me gustan el sale mal, bueno estos son los padres de ahora, un desastre jaja. Si, de poder subir puedo pero la venganza sería terrible! jaja

En fin, a los papis les dedico un pequeño escrito que hice medio inspirada 🙂

Papá: Aquel que me cobija todas las noches, el que me brinda una mano cuando caigo.

Papá vos que me das libertad y seguridad para explorar el mundo, el que me enseña los peligros de la vida, el que me protege pero a la vez me deja experimentar, fallar, caer una y otra vez, pero aún así me querés y seguís apoyándome.

Aquellas noches que pasaste acunandome en tus brazos, que cambiaste esos pañales que te daban tanto asco cambiar, me ayudas a superar mis miedos y a ser paciente, a amar con toda mi alma.

Papá, mi gran compañero de aventuras, aquel que me cubre con mamá de mis pequeñas e indefensas travesuras, el que juega conmigo sin barreras de edad, aquel que no tiene miedo de jugar como un niño.

A vos papá te dedico estas palabras, se que estarás allí a mi lado o en mi corazón y nunca vas abandonarme. ¡Te amo!

Bueno, no tengo alma de escritora, mucho menos a las dos de la mañana garabateando mientras termino un trabajo de contrapunto.

Les dejo este spot  sobre el día del padre que me encanta, seguramente que las mamis argentinas ya lo habrán visto por TV, yo lo ví gracias al santo youtube:

Felíz día a todos los papis! espero que los mimen mucho en su día especial! Felíz día para mi hermoso esposo y para mi papá Oso!

Les comento también que el viernes Vivian del blog Nace una mamá publicó una entrevista que me hizo sobre relactación les recomiendo de paso darle una buena leida a su blog, personalmente a mi me encanta.

Anuncios

Y yo que pensaba que debía enseñarle…

Muchas veces los papis pensamos que nuestros hijos necesitan instrucciones para todo, bueno hace aproximadamente tres semanas Dido me enseño que sabe como controlar los esfínteres. Al principio comenzaba haciendo sus necesidades en ciertos horarios y cuando eso pasaba se agachaba, es decir que ya controlaba la situación. Como usa pañales de tela desde los 15 meses (Gdiapers con absorbentes de tela) se me ocurrió que no perdía nada con intentarlo, o mojaba el pañal o no, no había diferencia ya que igual tenía que lavar y si tenía suerte no. Me llevé una gran sorpresa cuando vi que mi pequeñita aguantaba hasta llegar al baño, a veces no llegaba pero no pasaba nada ella lo tomaba como un juego, igual al inodoro desde que usa pañales de tela lo conoce muy bien, ya que cuando le sacaba el pañal mojado ella esperaba ahí hasta que yo terminaba de poner en remojo el absorbente, obviamente que ella pasaba el tiempo experimentando y jugando con el papel higiénico.  Con el tiempo ella aprendió a avisarme, así que ya casi no la ando observando para saber cuando quiere sino que me avisa, le encanta ir al baño y a veces es falsa alarma solo para jugar con el papel o entrar a hacer desastre. Durante el día Dido a sus 18 mesesitos recién cumplidos ya tiene dominado este arte excepto cuando duerme, hay mucho tiempo de sobra para eso, todavía no estrenamos bombachitas aun usa pañales de tela hasta que me asegure que ya n0 van a haber pérdidas, no me gustaría tener que lavar alfombras, sillones, ropa, ni tener que descubrir a mi nena detrás de un arbol si la cosa nos agarra de sorpresa. En fin, así es como mi hija me enseño que puede aprender a ir al baño, por otro lado es importante destacar que a Dido siempre le cambié los pañales apenas se ensuciaba por lo que estar sucia no le agrada ni medio, nada de pañales que aguantan 8 horas de absorción, ella quiere soluciones rápidas.

Saludos bellas! he estado ausente, esta vez prometo no desaparecerme tanto, tengo que agregar más páginas favoritas, responder comentarios, leer algunos blogs y correos, alimentar la mente para seguir escribiendo algunos artículos también. Gracias por seguir allí 🙂

Las madres adoptivas amamos a nuestros hijos como si fueran biológicos

Esta vez mi post es totalmente personal, llevo un gran tiempo con el nudo en la garganta pero no he podido expresar con palabras lo que siento, no solo por la rabia que esto me da sino por mi hija, por todo el esfuerzo que pongo en ser una mamá “a su altura” y porque en un futuro estas opiniones absurdas pueden herirla.

No es la primera vez que alguien hace un comentario para pasar por alto mi opinión con respecto a algun tema sobre la maternidad: “como soy madre adoptiva no estoy calificada para hablar sobre el amor de una madre, ya que mi amor no es el equivalente al que siente una madre biológica, porque el hecho de tener un hijo en el vientre y sentirlo es esencial para sentir amor maternal por una personita”.

¿Como puede alguien saber que se siente ser madre adoptiva?  ¿Como puede alguien saber la cantidad que amor que sentimos por nuestros pequeños si ni siquiera nosotros lo sabemos? ¿Como puede alguien ser tan cruel de discriminar a una persona diciendole que en realidad no es madre porque nunca tuvo un hijo en el vientre y que no está calificada para hablar sobre temas de maternidad?

Ellos no saben lo que siente una madre adoptiva, si bien en mi caso no tuve el tiempo de espera como muchas otras mamis (que fácilmente puede compararse con un embarazo complicado) solo con su mirada y su cuerpito, ¡Tan frágil! me hizo amarla con todo mi ser, por ella soy capaz de todo en esta vida y si alguien me dice que existe amor mas grande que el que siento por ella no le creería nunca. Si bien se que en el embarazo se crea un lazo especial, y tu bebé es parte de tu carne, yo con ella sentí una simbiosis desde el mismo momento en que la apoyé en mi pecho, la sentí como adosada a mi cuerpo, me sentí como una cangura con ganas de pegarla a mí y saber que está protegida.

Decidí darle de mamar porque sentía que era mi deber como madre, por tener pechos para crear un alimento esencial, el saber que mi leche la estaba ayudando a crecer, a ser mas sana, me hizo sentir una satisfacción increíble, como me dijo alguien muy claro en un email: tu leche hace que una parte de ti este con ella”. Si, hasta se me parece la pobre :). 

La amo y adoro ver como crece y acompañarla en ese camino, se que su madre biológica la amó mucho y dio la vida por ella, a veces me siento mal que su desgracia haya condicionado mi felicidad, no entiendo por que todo sucedió así ¿Y si su mamá sobrevivía al parto? yo no sería su mamá y no la amaría, tal vez me hubiera separado de su papá porque su prioridad principal hubiera sido ella y la mía no, no se que hubiera pasado pero ella me hizo aún mas feliz y me enseña cada día a como ser una mejor mamá, es la mejor profesora en el mundo.

Se que si tuviera un hijo biológico no sería igual, claro que no, cada embarazo, cada adopción, cada experiencia es diferente no se puede comparar una con otra, lo cual no resta que las madres amamos a nuestros hijos por igual sin importar como llegaron a nuestras vidas y por qué son nuestros hijos.

Solo una madre adoptiva puede afirmar que el amor que se siente al ver a tu hijo por primera vez es igual que en las madres biológicas y si bien espero alguna vez poder pasar por la experiencia de un embarazo si es que mi cuerpo me lo permite estoy segura que voy a sentir exactamente lo mismo que siento con Dido, nunca sentí esa diferencia, me pregunto por que todos quieren hacértelo notar, no amo a mi hija porque la tuve en el vientre, la amo por las cosas que compartimos, porque es ella, por sus locuras y su forma de ser, por ser parte de la persona con la que deseo compartir el resto de mi vida, porque es mi hija, la amo y sinceramente no se explicar por que.

Mi hija es adoptada y estoy muy orgullosa de eso; pero además es mi hija biológica “de leche”.

Madres que dan a otras madres: Un regalo para toda la vida

Volviendo al blog después de mas de un mes de vacaciones vengo con una propuesta de Vivian del blog Nace una mamá, “madres que dan a otras madres”, este día voy a hablar de mi querida amiga Airena, una mujer luchadora como tantas y mi hermanita del alma.

Airena estaba embarazada y fue bastante complicado, no solo por la situación que tenía con el padre del bebé sino por varios problemas orgánicos lo que tristemente terminó en un aborto espontáneo (no provocado), no me olvido mas el día en que me llamó desconsolada contandome la noticia y yo no sabía que hacer para ayudarla, no se me ocurrió otra cosa que pedirle que viniera a vivir a casa  para dejar la ciudad y tomar “Buenos Aires”, además teniéndola a ella en casa no iba a llevar a Dido a la guardería y podía trabajar tranquila estando segura de que mi hija quedaba en buenas manos.

Mi bella amiga vino al rescate pero esos primeros días lo había pasado muy mal no solo por el dolor del alma, sino también porque tenía gran cantidad de leche que su cuerpo había creado para alimentar a un ser que ya no estaba con nosotros, por es mismo la comprendí cuando me pidió si podía ayudarme con la leche materna de Dido y yo encantada recibí su ayuda a pesar de los numerosos prejuicios que distintas personas crearon sobre el tema (cuando estuvo hospitalizada se hizo exámenes que le ayudaron a  comprobar que no tenía ninguna enfermedad grave). Pero a pesar de toda la ayuda que ella me ofreció durante ese período y la cual agradezco muchísimo, esa historia no es la que me interesa contar hoy pero está relacionada.  En el mismo edificio donde vivía yo, una vecina amiga tenía un bebito de 1 mes que no había podido amamantar porque sus glándulas mamarias habían sido extirpadas a causa del cancer de mama que había sufrido unos años antes, pocos días después de que mi amiga se mudara con nosotros le comenté a mi vecina Cecilia la ayuda que me daba Airena y sus deseos de donar su leche a un banco, de ahí Ceci tímidamente le pidió el favor a mi amiguita bella, desde ese entonces Aire se convirtió en nodriza de Lautaro, fueron cuatro meses que a ella le ayudaron a superar el dolor, ayudando a otra mami, y a finales de diciembre del año pasado cuando ella volvió a su ciudad lloramos su ausencia, pero estoy segura que Cecilia y Lautaro van a agradecer toda la vida el regalo de Airena. Si bien acá en Argentina se celebra el día de la madre en octubre no podía dejar pasar esta oportunidad para destacar a estas dos mujeres luchadoras que se unieron y fueron solidarias una con otra, que se ayudaron entre ellas para superar enfermedades y pérdidas, y a mi amiga que me ayudó toda la vida, desde que íbamos a jardín de 5, ella es mamá de un angelito que no pudo nacer.

madresqdan-350

A un año de mi lactancia adoptiva

Ya han pasado un año y siete días desde ese domingo 18 de abril en que comenzé con mis intentos para dar de mamar, en el tercer día de intentarlo Dido logró prenderse de a poco al pecho, yo me sentía muy cansada, frustrada y sensible tal vez por las pastillas que me habían recetado para alterar mis hormonas. En esos días mis ánimos se encontraban mal y pensé que no podía lograr amamantar nunca, esta fue la carta bella que le escribí a Dido ese día, dandome fuerzas para seguir intentándolo y también tal vez como una especie de desahogo:

“Estamos muy cansadas gordita, anoche no pudimos dormir bien porque te despertabas y papá decía que era porque querías teta pero yo sabía bien que era porque tenías hambre y no quiero verte así. Me siento muy responsable y no se si la decision que tomé es la mejor para vos, tal vez estás bien con la leche que te compramos y despues de los 6 meses podemos comprar leche en polvo. No quiero que esto se convierta en un capricho tonto si vos no lo disfrutás yo tampoco lo hago, mi paciencia y mis ganas de darte teta se están llendo y no se que es lo que anima a seguir, tu mamá tal vez, es lo que ella quería para vos: darte la teta hasta los 6 meses y yo no se si puedo, quiero hacerlo por tu bien pero no se si mi cuerpo y mi mente están preparados para esto.

No puedo seguir viendote así, llorando con hambre y siempre termino dandote de comer en cuchara pero vos querés seguir tomando en mamadera y ni hablar de lo mucho que extrañás el chupete, mi olor y mi calor al acercarte a la teta te molestan a tal grado de intentar separarte de mi con tus manitos, aquellas que apenas sabés manejar.  Ya no se que es lo mejor, a veces siento que esto solo es duradero, pero cada segundo escuchandote llorar me hace mal y no se si puedo seguir así. Papá esta feliz por que lo estoy intentando,  pero a veces siento que ya no puedo más, mi desgaste físico no tiene mucho que ver, mi desgaste emocional de verte así es lo que me está matando. Quiero darte mi leche, pero quiero que vos la quieras. Te amo cosa mía y no va a pasar mucho tiempo, no quiero verte mal y no voy a aflojar con mi rutina para darte tu leche lo antes posible, quiero que sepas que a pesar de que mis deseos de amamantarte son la causa de tu llanto yo te sigo amando y espero que esto pase pronto.”

Después de todo este tiempo me dí cuenta de que todo eso valió la pena, después de todo el esfuerzo que hice para poder dar de mamar, la lactancia se convirtió en algo muy valioso para ambas por eso mismo he llegado al camino de la crianza con apego y de la lactancia prolongada, porque comenzamos a informarnos sobre la lactancia y gracias al colecho he logrado producir la cantidad de leche que Dido necesita y he logrado descansar bien sin tener que recurrir a la leche de fórmula. Ya no recuerdo que sentí en ese momento de tanto dolor, solo me siento feliz por haberlo logrado y por este primer año de lactancia que compartimos con Dido, puedo afirmar que todo valió la pena.