Abuelas, madres por segunda vez

Erika G
(Otras entradas)
Sobre Mí: Soy Akire, Ingeniera, era consultora de tiempo completo pero eso cambió al nacimiento de mis dos hijos, (al menos por ahora), ellos se han convertido en mi principal y más importante proyecto de vida, siempre he dicho que todo a su tiempo y este es de los momentos más bellos de la vida de una mujer, es “el tiempo de ser madre”.
Mi Objetivo: Que sean niños sanos, felices y con valores.
Apoyo la idea de que la mujer siga superándose.



Muchas abuelas de hoy se criaron en familias numerosas, fueron madres a corta edad y no laboraban, sus madres eran abuelas y aún criaban niños pequeños, tuvieron que aprender y dedicarse totalmente a sus nuevas responsabilidades y etapa de la vida con unos cuantos consejos, eran pues madres de tiempo completo.

Hoy en día las mujeres han entrado de lleno en la vida laboral, participan más activamente en la economía familiar y se planifican más los hijos. Al llegar el embarazo surgen preguntas difíciles cómo , ¿Me saldré de trabajar? si lo hago, ¿Quien cuidará a mi bebe?, ¿Nos alcanzará con lo que ganamos?, Se hace un análisis y se ponen todos los pros y contras en la balanza, algunas tienen la suerte de contar con buenas entradas económicas del padre y pueden quedarse en casa a cuidar a los niños quizás por un tiempo, pero muchas otras ya sea por la necesidad, el gusto por sentirse libres ó el éxito en su trabajo deciden el seguir trabajando. Tras estas preguntas y mientras llega el bebé empieza la odisea de buscar guarderías  pero nunca hay “la mejor” y nunca la habrá porque en el fondo la gran mayoría desearíamos quedarnos con el bebé por siempre, verlo crecer, reír, jugar y hacerse una persona de bien. Así pues, nos queda una de las mejores opciones: !la ayuda de la abuela! Primero recurrimos a la abuela materna –claro!- pero si no, la paterna, ¿Quién mejor que mamá?, Ella me crió –o crió a mi pareja a la que amo- (claro ahora tiene mamitis jeje), por algo estamos aquí, por algo somos quienes somos, ¿Quien mejor que ella para quererlo y cuidarlo, para ver en mi lugar sus avances y contarmelo al regresar a casa?. Pareciera la mejor decisión del mundo, pero…. y la abuela, ¿qué piensa?.

Depende de cada situación y familia la decisión que tomen la madre y la abuela, hay algunos tipos que  he clasificado basándome también en experiencias de amigas o familiares, estos los casos más comunes  de “Tipos de abuelas” :

Abuelas “abuelas”, ¡Es el caso de mi madre!, me dijo, te quiero, quiero a mis nietos, pero yo ya fui madre, ya me tocó, ahora te toca a ti, o sea, arréglatelas como puedas y ¡lo cumplió!. Ama con todo a sus nietos y cuando vamos de visita se esmera en atenderlos, los consiente -como toda abuela-, juega con ellos, les prepara su comida favorita, los arrulla, pero ya caída la noche nos despedimos y cada quién para su casa. Al nacer cada uno de mis hijos se vino a la casa con nosotros y canceló sus actividades para “enseñarme los primeros pasos de ser madre”, me dio algunos consejos, después de unas semanas me dio la bendición y continuó con su vida, sentí una gran tristeza pero en el fondo se lo agradecí y sentí alegría de que tuviera sus actividades que disfruta mucho  y a la vez miedo, nervios y gusto de que las cosas ya las haría yo sola.

Abuelas madres “que le sacan juventud a los años”: Otro caso en el que las abuelas con el alma joven de madres con la bandera de nunca abandonar a quien más quieren y ahora con más razón pues sus hijas llevan a sus nietos en la pancita, estas abuelas toman la decisión y nos lo proponen -claro, después de ver nuestra situación y cara de espanto-: “Yo te lo cuido”, sacan juventud a los años y empiezan la labor maratónica por n-esima vez de ser madres y toman todo lo serio que se debe de un papel tan hermoso y lo disfrutan al máximo, pero hay varias cosas de las que no se acuerdan y tienen que volver a aprenderlas, pero eso sí, lo aprenden ya sin miedos de “¿lo estaré haciendo bien?” las propuestas de salir les encantan, ya sea al parque, al cine, son extrovertidas y presumen a sus nietos por donde pasan.

Abuelas madres “resignadas”: Con todo y su pesar lo proponen y aceptan y no es pesar de estar con su nieto, es pesar de pensar que su labor de cuidar niños y criarlos había terminado y que empieza otra vez la labor maratónica de ser madres, saben que no basta el alma joven, se necesita toda la energía para lograrlo y esa la fueron dejando atrás con los años, ya no se es la misma, ya no se puede cargar al nené tanto como quisieras, no puedes incluso regañarle con la misma fuerza, prefieren que el bebé se entretenga solo mientras tejen, bordan o ven televisión, una por que no tienen ganas y otra porque algo pasa dentro de su ser que ya no corrigen con la misma energía con la que lo hicieron con sus hijos, ese algo es que “eres abuela” y bien dicen que las abuelas están para consentir mas no para educar, eso le toca a los padres.

Abuelas madres “solitarias”: Hay abuelas que no tienen ya a su pareja o siempre han sido solitarias, su vida se ha centrado siempre en sus hijos incluso algunas dejaron de lado su vida personal. Cuando los hijos se van, se sienten solas y saben que su vida tiene que seguir con ellos y sus nietos, no pueden quedarse fuera del núcleo familiar. No tienen muchos amigos o conocidos, viven contigo y al hacerlo sienten la responsabilidad de hacerse cargo de tus hijos mientras tu trabajas, si no ayudan sienten que no están siendo útiles y pueden llegar a deprimirse, ayudarte les inyecta vida.

Abuelas madres “jubiladas” : Abuelas que trabajaron y se jubilaron hace unos años y al estar acostumbradas a horarios y responsabilidades especificas aceptan cuidarte a tus hijos y así sentirse útiles, son entusiastas, aunque están cansadas porque implica mucho trabajo físico se las arreglan para darse tiempo para hacer otras actividades, tienen mucha vitalidad.

Abuelas madres “autoritarias”: Son muy autoritarias en su forma de educar a los niños y lo hacen a su manera, no aceptan “consejos” para hacerlo ¡ni de nosotras! A estas madres abuelas hay que tenerles cuidado pues aunque lo están haciendo pensando en que hacen un bien al final puede ser contraproducente sobre todo para el niño que no sabe quien es la autoridad tu o tu madre, la forma de educar que ellas les dieron o ejercieron -aunque en algunas cosas había ventajas- son de otros tiempos y hay que estar al día, hay que hablar mucho con estas abuelas, es difícil, una amiga mía termino por meter a su bebé en guardería con tal de no tener discusiones fuertes con su madre y evitarse problemas.

Abuelas madres “las suegras”: Caen en cualquier categoría de las arriba mencionadas con la diferencia de que tienes que lidiar con ellas, al no ser tu madre puede haber algunos conflictos por costumbres diferentes, pero si crió a la persona que amas y la hizo una persona de bien, de entrada puedes confiar en ella, con estas abuelas hay que tener mucha comunicación sobre todo con el padre para evitar problemas y eso sí hay que hacerles ver que tu eres la madre al mismo tiempo que agradeces su ayuda. A pesar de esto, compañeras que están en esta situación no dejan de decirme ¡lo difícil que es!, pero reconocen su gran ayuda.

Problemas a evitar con cualquier tipo de abuela:

Independientemente del tipo de abuela que se tenga sabemos que su ayuda es de vital importancia y como tal algo que se debe de dejar en claro desde un inicio entre madre e hija o madre y nuera son las reglas del juego y más cuándo la abuela se va a hacer cargo del bebé a diario y por muchas horas (poner horarios, permitir golosinas, dejarlos ver televisión, apoyar con la disciplina).
Si algún día escuchas a tu hijo decir mamá a la abuela, no te preocupes tanto, los reflejos primarios de amor del bebé son hacia las personas que ven mas tiempo y es temporal, te recomiendo que ya al regresar a casa con el pequeño hagan actividades juntos, jueguen, le das un baño, le haces masaje, le das de cenar, le cantas y a la hora de dormir le cuentas cuentos y lo arropas,  el vinculo con la madre con frecuencia es mas grande y el bebe lo sabrá tarde o temprano.
Ahora, si un día escuchas otras frases como: “Mi hijo no me hace caso, dice que su abuela si es buena y le deja hacer lo que quiera” o  “Mi hijo me hace rabietas por todo y no puedo controlarlo” sí tienes que ver cual es el problema y hablarlo,  las madres somos nosotras y como tal hay que aplicar disciplina en la casa, es nuestra obligación poner límites, no vale eso de decir: “mi madre no lo regaña o corrige y ya en casa si lo hago yo mi hijo va a tacharme como la mala” hay que pedirle que lo haga en la medida de lo posible (aunque hay que recordar que no dejará de consentir a sus nietos) que no te quite autoridad, que te de tu lugar y que trate de corregir al nieto de faltas fuertes. No hay que obligarlas a educar a sus nietos, ese papel es de los padres, solo hay que expresarle a la abuela lo que en realidad queremos y que nos apoye.
Las abuelas ya cumplieron con su papel de madres, ya sufrieron y disfrutaron a sus hijos, es mucha carga para ellas el tener que repetir ese papel tan único y complicado, hay apreciarlas y agradecerles toda la ayuda que nos brindan.
No hay que olvidar que si le estamos confiando lo que más amamos a alguien a quien amamos también debe de existir una buena comunicación.

Sugerencias
Quiero hacer unas sugerencias para hacer más llevaderas las cosas con las abuelas con base a las experiencias personales y de amigas:

  • Respetemos sus actividades de fines de semana, horarios y actividades
  • En vacaciones, dejar a la abuela que haga lo que quiera, que planee sus días de descanso, si se quiere ir a algún lugar apoyarla (también económicamente) si pensamos hacer un viaje, ¡invitarla!, eso si asegurándole que quien va a cuidar a los hijos es papá y mamá y que ella se divierta lo más que pueda.
  • No descuidar su salud, Aunque quisiéramos no siempre se está sano y más con unos años más, no hay que descuidar su salud, Hay que estar al pendiente de ellas, si toman medicamento procurar que siempre lo tengan a la mano y que lo tomen en los horarios establecidos e incluso acompañarlas al médico si es necesario,  muchas no comentan su estado de salud porque saben se tendría que pedir permiso en el trabajo para faltar o llegar tarde por acompañarla y no quieren causar problemas, hay que tener un ojo para ellas también, no le conviene a nadie tener una abuela mamá enferma , no hay que esperar a verla mal,  hay que preguntarle con frecuencia cómo se encuentra y apoyarla en su mejoría.
  • Invitarle unas vacaciones, apartar algo de dinero para ese viaje puede ser de esos en donde va gente de la misma edad y que no es necesario que se conozcan, seguro sale de su viaje con muchos nuevos amigos
  • Dile que la quieres y que sienta lo importante que es
  • Pide un día en el trabajo y sal con ella a comer, al parque, vayan juntas con el bebé, tomen un café, platiquen mucho.

Ahora solo tengo una duda en la mente, ¿Cómo seré yo como abuela en un futuro?
Ojalá alguna madre abuela pase por aquí y nos cuente de su experiencia

Anuncios

  1. Erica G, me parece excelente tu artículo. Yo no soy madre pero me imagino que ha de ser increible. Saludos a tus dos pequeños.

    • Caro, es increíble ser madre y una abuelita que pasó por aquí me dijo que con nietos todo se vuelve al cuadrado!, no se si planees hijos, si es así ya lo verás y sentirás por ti misma.
      Gracias!

  2. Mi querida….cuánta razón tienes !!
    En todo lo que dices…!
    Soy una abuela-madre que en este momento llora el desapego de los nietecitos…
    Por razones de la vida moderna y alocada ya no están conmigo. Volvemos a ser el marido y la esposa que iniciaron la familia..”solos” …con muuuchos años más y hartas experiencias, bonitas y tristes, que enorgullecen y enriquecen el espíritu…
    Los hijos mi niña querida nos dan todo para ser felices, realizados y tranquilos al final de la jornada. Nada es fácil en esta vida, de ellos sacamos la energía para luchar, Dios nos dá la fortaleza y paciencia en las horas difíciles y así cuando estamos llegando al final de la jornada, llega el “premio al esfuerzo”… esas pequeñas “cositas” que te inflan el corazón al punto que duele quererlos….
    Querida mia… los hijos se aman, se adoran y darías la vida para que fueran felices y sin problemas!!!…. y los nietecitos… Dios mio..es todo eso al cuadrado..!!!
    He cuidado los bebés de mis hijos y creo que soy una “suegra” muy tratable y ubicada, siempre tratando de no molestar ni interferir. Tengo la herencia de mi madre que hizo de su vida una eterna preocupación porque todos estuvieran cómodos y gratos , es mi forma de cooperar con ellos.
    Cuando mi hija estudiante tuvo a su primer bebé, una pequeña que es mi debilidad, me hice cargo de ella de tiempo completo. La vi crecer y observando sus logros fuí feliz y me sentí agradecida de Dios por ese regalo maravilloso….Luego vinieron otros dos regalitos, mellizos, una niña y un pequeño precioso..
    Hoy día tienen cinco y dos años respectivamente y los extraño tanto que parece que muero poco a poco…
    Gracias amiga, que tengas mucho éxito en tus escritos

    • Mi querida mamá abuelita, lamento mucho que por ahora no tengas a tus niños y sus padres, se que día a día guardas en el corazón todo el amor que tienes para ellos, ¡no sabrán que hacer con tanto cuando los tengas nuevamente!, deseo sea pronto, te agradezco la experiencia tan bella que nos cuentas, por ahora no hay final en la historia, ellos te deben de extrañar montones y se que pronto estarán contigo.
      Gracias!

  3. No todas las abues son personas mayores jeje, mi mamá está en los 48 (vive con mis hermanas que tienen: 23 la mayor, y las mellis tienen 19) y la mamá de mi pareja en los 47 (y tiene tres hijos mas, una de 29, un hijo de 31 y otro de 6 años). Casi nunca he dejado a Dido al cuidado de mi mamá porque vivimos lejos, pero cada vez que vamos me la secuestra al igual que mis hermanas, pero hay que tener en cuenta tambien a los abuelos hombres, y en nuestro caso hay mucha presencia por parte de los bisabuelos, ellos parecen mas abuelos que sus abuelitos ya que las abuelas son tan jovenes que vienen a ser como tías jeje. En fin Dido disfruta estar en los brazos tanto de sus abuelos como bisabuelos, nunca hemos tenido problemas en dejar a Dido al cuidado de sus abuelos ya que mis padres tienen una manera de criar similar a la mía y aprueban mi crianza “hippie” como ellos le llaman, no puedo perder autoridad porque no creo mucho en la crianza con autoridad, sino ver a la figura paternal mas como un guía que como un jefe o dueño, las decisiones de los padres siempre se pueden cuestionar. Una crianza bastante criticada por el hecho de que fomenta el libre pensamiento jeje me fui por las ramas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s